Delito de violencia digital. ¿Qué pasó en Jalisco?

La llamada Ley Olimpia, aunque no es propiamente una ley, se trata de un conjunto de reformas a la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y al Código Penal en donde se incluyen modificaciones y adiciones para sancionar las conductas de violencia que, se suscitan mediante redes sociales y plataformas digitales, incluyendo los delitos de violencia digital y acoso cibernético.

Sin embargo, a pesar de que se encontraba aprobado para su reforma en el Código Penal de Jalisco, publicado el pasado 3 de diciembre, el artículo 176 Bis 1 fue omitido; el cual contemplaba el delito de “violencia digital” y sancionaba la difusión de contenido sexual erótico sin consentimiento, señalando lo siguiente: “…comete el delito de violación a la intimidad sexual quien por cualquier medio difunda, exponga, divulgue, almacene, comparta, distribuya, compile, solicite, haga circular, oferte o publique o amenace con difundir imágenes, audios o videos de contenido real, manipulado y/o alterado de una persona parcial o totalmente desnuda, o cualquier contenido erótico o sexual, ya sea impreso, grabado o digital sin el consentimiento de la víctima o que haya sido obtenido bajo engaño o manipulación”. El castigo era de 4 a 8 años de prisión. Se habla de que ha sido un error el no incluir en el Código Penal de Jalisco este artículo, como se había aprobado; esperemos que dicho error sea subsanado lo antes posible y que, una vez que se publique el ordenamiento legal de conformidad con lo aprobado, resulta importantísimo que exista la sanción de estas conductas que, hoy en día, han proliferado.

A pesar de que existe un avance a nivel legislativo al haberse aprobado este tipo de reformas, como la citada Ley Olimpia, además se debe proponer que se adicionen a dichas sanciones, mecanismos de reparación e indemnización para las víctimas, tanto de carácter económico como psicológico, pues actualmente no se contemplan. Y si bien se puede acceder a dichas figuras mediante la vía civil a través de la figura de “daño moral” que, permite obtener una indemnización por el daño causado de la conducta del agresor, lo ideal es que quede contemplado en la legislación del orden penal a fin de evitar el doble juicio por distintas vías para que la víctima la obtenga y respetar así sus derechos humanos, como lo es el derecho a la privacidad y el acceso a la justicia.

En la Ciudad de México, desde el 22 de enero de 2020, esta indemnización quedó contemplada bajo el capítulo VII denominado “CONTRA LA INTIMIDAD SEXUAL” en el Artículo 181 Quintus, comete el delito contra la intimidad sexual:

I. Quien videograbe, audiograbe, fotografíe, filme o elabore, imágenes, audios o videos reales o simulados de contenido sexual íntimo, de una persona sin su consentimiento o mediante engaño.

II. Quien exponga, distribuya, difunda, exhiba, reproduzca, transmita, comercialice, oferte, intercambie y comparta imágenes, audios o videos de contenido sexual íntimo de una persona, a sabiendas de que no existe consentimiento, mediante materiales impresos, correo electrónico, mensajes telefónicos, redes sociales o cualquier medio tecnológico.

Y las penas van de 4 a 6 años de prisión y multa a mil unidades de medida y actualización (la Unidad de Medida y Actualización es la referencia económica en pesos para determinar la cuantía del pago de las obligaciones y supuestos previstos en las leyes federales, así como en las disposiciones jurídicas que emanen de todas las anteriores). Hoy el costo es de $86.88 diarios y se agrava cuando es cometido por un familiar, cuando exista una relación de sentimental o de confianza, docente, educativa, laboral, de subordinación o superioridad; cuando el delito se comete por parte de un servidor público; o bien, cuando se comete en contra de personas adultas mayores, con discapacidad, en situación de calle, afromexicanas o de identidad indígena.

Otras entidades federativas ya se encuentran aplicando sanciones por este delito de violencia digital:

ENTIDAD FEDERATIVAAÑO DE APROBACIONSANCIONES
PueblaDiciembre 2018De 3 a 6 años de prisión
YucatánAgosto 2018De 1 a 3 años de prisión y multa
Ciudad de MéxicoDiciembre 2019De 4 a 6 años de prisión
OaxacaJulio de 2019De 4 a 8 años de prisión y multas
Nuevo LeónOctubre 2019De 4 a 8 años de prisión
GuerreroSeptiembre 2019De 3 a 6 años de prisión
CoahuilaJunio 2019De 3 a 6 años de prisión y multas
ChiapasMarzo 20196 años de prisión
ZacatecasJunio 2019De 4 a 8 años de prisión
VeracruzMayo 2019De 4 a 8 años de prisión
GuanajuatoJunio 2019De 2 a 4 años de prisión
QuerétaroJunio 2019De 3 a 6 años de prisión
Baja California SurMayo 2019De 11 meses a 6 años de prisión
AguascalientesNoviembre 2019De 1 a 4 años de prisión
Estado de MéxicoAgosto 2019De 1 a 7 años de prisión

Cabe destacar que si bien este delito de “violencia digital” fue impulsado por una mujer, logrando reformar la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, al momento de reformar el Código Penal incluye también a los hombres, niños y adolescentes, dado que, el género masculino también es susceptible de ser víctima de este tipo de delito.

Ramsés quiere ser Youtuber

Ahora que Silvia y Franco son papás, la alegría y el orgullo los invaden, pues su hijo Ramsés de tan solo 10 años es un niño sano, travieso y muy ocurrente y… ¿qué creen? Un día, vino a su mente que de grande quería ser un youtuber, como aquel chico que seguía en Internet. Ramsés siempre tenía en mente las alocadas actividades de su influencer favorito, aquel que platicaba de sus viajes, de sus divertidas anécdotas y de los videojuegos de moda. Al principio, sus padres lo tomaban a broma; se les hizo divertido seguirle la corriente. Ramsés grababa todo a su alrededor: se grababa a sí mismo, grababa a sus padres, grababa a escondidas en el colegio. Un día llegó de la escuela y empezó a grabar a su abuelo quien no entendía qué le causaba tanto revuelo y le dijo: —Ramsés ¿Qué estás haciendo?  A lo que Ramsés respondió: —Te estoy grabando abuelo, cuando sea grande quiero ser youtuber. Su abuelo le cuestionó el por qué no mejor pensaba en ser médico. Ramsés sonrió burlonamente y dijo: —Abuelo, tú no sabes de esto, los médicos no son famosos y yo sí quiero serlo.

Imagen: Anastase Maragos

Pasó un año y Ramsés ya no quería ir al colegio, pues decía que no lo necesitaba. Se pasaba horas por la tarde observando videos sin filtros, aunque él no entendiera de eso. Silvia y Franco pensaron que se le pasaría rápido el deseo…

Ramsés cumplió 15 años y dejó el colegio y conoció a una persona platicando a distancia. Charlaban diario sin que sus padres supieran. El anónimo le prometió que lo iba a hacer famoso, más de lo que él pudiera imaginarse; él le iba a decir todos sus secretos siempre y cuando dejara grabarse con la condición de que no dijera nada a nadie porque sería una sorpresa para todos cuando supieran que él era el youtuber número uno en la Tierra. Pasaron seis meses y Ramsés accedió, grabó miles de videos… cantando, bailando, disfrazado y maquillado. Un día, de la nada, sus vecinos empezaron a burlarse de sus padres diciendo que qué gracioso era Ramsés, que los felicitaban por sus miles y miles de likes, ya que estaba en el ranking número uno de videos “tontos” en la red.

Sus padres se sintieron humillados, pero más Ramsés al enterarse. Aprendieron juntos que la privacidad e integridad en línea deben cuidarse. Asistieron a terapia donde conocieron los riesgos que conlleva publicar tu vida privada en redes sociales y el hecho de no ser consciente de platicar con extraños que no son amigos reales.

Después de un largo tiempo de terapia…

Ramsés llegó a su casa con la cabeza abajo; su abuelo lo observó y le preguntó: —¿Qué es lo que te pasa amigo, dónde está mi muchacho lleno de alegría? A lo que Ramsés contestó: —Abuelo, no puedo más, me engañaron. Ahora soy el meme de todo mundo, ¿cómo podré repararlo? El abuelo dijo: —Hijo, yo no sabré de tecnología, pero creo que ahora te toca a ti ser un superhéroe, o mejor dicho “ciberhéroe”. Sigue con tus estudios, investiga y lleva el mensaje a todos los niños que puedas antes de que sean engañados o, peor aún, lastimados o secuestrados; no permitas que se roben la inocencia de los niños. ¡Podrías ser un “ciberdoctor”!.

Ramsés creció, estudió y se informó. También investigó y analizó estadísticas, se preparó. Ahora es un ciberdoctor que advierte a los pequeños sobre los posibles engaños en internet y a los padres de que no dejen solos a sus hijos pequeños por la vida con un dispositivo móvil.

¿Usted desearía ser así de “famoso” en una red social?

Moraleja: Toda acción conlleva una responsabilidad, pero cuando se trata de un menor, aún más.

Atentamente,

Ciber-Doctor Ramsés

Por: Lupita Mejía

Nuevos retos de las instituciones educativas

Institución educativa:

Sabemos que no estabas preparada para transformar tu modelo educativo a un modelo 100% en línea, y que no conocías el esfuerzo que conlleva habilitar toda tu plataforma educativa, sin embargo, queremos apoyarte ante los nuevos retos que ahora enfrentas. Posiblemente sabes de algunos de ellos, pero es probable que muchos otros los desconozcas, por ejemplo, ¿sabías que…?

  1. El robo de información de tu comunidad educativa puede tener como consecuencias:
    • Que se comercialice con la información para diversos fines.
    • Que se utilice para realizar la suplantación de identidad de alguno de sus miembros.
    •  Que se use con la intención de ejercer algún tipo de afectación a la integridad física de los miembros de tu comunidad.
  2. Tu institución educativa puede ser parte de un ciberdelito al ser utilizadas tus plataformas tecnológicas por alguna de estas razones:
    • Que alguno de tus estudiantes probándose así mismo hasta donde pueda llegar con sus habilidades tecnológicas, realice de forma inconsciente algún ciberdelito como interrupción de servicios, filtración no autorizada o robo de información a otra organización o tercero, en donde los recursos utilizados para cometer este acto hayan sido tus equipos de cómputo.
    • Que algún ciber delincuente con toda la intención de esconderse detrás de alguien más y con el fin de perpetrar un ciberataque aproveche los recursos tecnológicos de tu comunidad educativa, los utilice para cometer un ciberdelito escondido en la infraestructura de tu organización.
    • Que por conexiones autorizadas de alumnos, docentes o personal administrativo se infecte la red de tu institución educativa con algún tipo de malware que lo convierta en un elemento más de una red de contagio de mayor alcance en la que se busque realizar acciones conjuntas que afecten la disponibilidad de los servicios de alguna institución pública o privada.
    • Se pueden realizar acciones de suplantación de identidad (hacerse pasar por alguien más) a través de las plataformas que habilites para la labor educativa. Si no capacitas, configuras y defines lineamientos adecuados, está suplantación de identidad puede ocasionar, entre otras cosas que:
    • Se envíen mensajes inapropiados entre alumnos
    • Se envíen mensajes inapropiados hacia padres de familia o maestros

Todo lo anterior puede llevar a tu institución educativa a consecuencias legales y multas por incumplimientos a regulaciones, si bien esto último puede ser grave, es más peligroso que se materialice alguna de las consecuencias antes mencionadas.

¡Tu labor como institución educativa es reconocida, protégela y protege a tu comunidad!

¡No te quedes callado!

Sabías que…

Cualquier tipo de crueldad en línea (y fuera de línea) puede ser doloroso para la “victima”, pero una de las ventajas del mundo en línea es que cuando el bullying sucede, se convierte en algo visible. Esto debe de facilitar que los demás intervengan para ayudar la “victima” y poner un alto a este comportamiento hiriente.

Hola ciberamigos, hoy vamos a aprender a actuar, enfrentar y frenar una situación de Ciberbullying. 

Vamos a explicarlo…

Cualquiera que presencie mal comportamiento tiene un rol, aunque él o ella no se encuentren directamente involucrados.

Estos son los roles de cada involucrado:

  • VÍCTIMA: El que es objeto de bullying.
  • BULEADOR: El que hace bullying.
  • ESPECTADOR: El que observa el bullying (en línea o no), pero lo ignora.

Actividad

ALGUIEN QUE NO SE QUEDA CALLADO ES…

  • Alguien que no está involucrado en el incidente, pero que aun así interviene para ayudar.
  • Alguien que empatiza con la víctima, haciéndole saber que le importa.
  • Alguien que anima a la víctima a hablar con un adulto de confianza.

¿Sabes que es la empatía?

La empatía es la capacidad para ponerse en el lugar de otro y comprender lo que siente o piensa

Ahora que ya sabes que en una situación de Ciberbullying puede haber diferentes roles.

Elabora un dibujo con una problemática de bullying donde aparezcan varios personajes y donde cada uno tenga un rol diferente de todos los que mencionamos anteriormente.

Guíate con el ejemplo que nos compartió un ciberamigo.

¡No olvides compartir tu autorretrato en redes sociales!

Con información de Cyberwise

¿Sabes qué es una selfie o autorretrato?

Hola ciberamigos, el día de hoy vamos a aprender a cuidar nuestros perfiles públicos e imagen en línea.

Sabías que…

La mayoría de los sitios de redes sociales pide a los usuarios que publiquen una foto y una pequeña biografía o lema personal para que el mundo lo vea.

Aunque las cuentas son privadas, usualmente los perfiles son visibles para todo el público.

Hace mucho tiempo existieron selfies que eran conocidos como “autorretratos”. Algunos ejemplos son los de artistas famosos como Van Gough o Frida Kahlo, quienes se compartieron a sí mismos a través de estas imágenes.

Observa detenidamente cada imagen y comenta con tu familia qué es lo que revela acerca del artista. Por ejemplo, cómo son sus ojos, cómo es su cabello o su peinado, cómo son sus gestos, si parece que está serio (a), triste o contento. Ahora, te preguntaré algo: ¿Cuál crees que es el propósito de una selfie? ¿Qué tan seguido te tomas fotos de ti mismo? ¿Por qué crees que las selfies se volvieron tan populares?

Sabías que…

En 2012, la revista Time reportó que la palabra selfie estaba entre las primeras diez de moda y que fue añadida al Oxford English Dictionary en 2013.

¡Pongamos en práctica lo aprendido!

Actividades

¿Alguna vez han juzgado a alguien que no conocían por su foto o selfie?

  • Sí 
  • No

Recuerda que…

Recuerda que, aunque tomar selfies puede ser muy divertido, es importante reflexionar acerca de lo que las imágenes que publicamos expresan a los demás. “Cómo” las compartimos y “con quién” también son consideraciones importantes.

Ahora te reto a diseñar tu propio “autorretrato-tipo-selfie.” Debes de ser súper creativo con los siguientes materiales:

  • Hojas blancas tamaño carta u oficio
  • Lápiz
  • Goma
  • Colores
  • Mucha imaginación y creatividad

¡No olvides compartir tu autorretrato en redes sociales con el hashtag #SummerCampAFM!

Con información de Cyberwise

¿Debes compartir o no debes compartir?

Bienvenidos nuevamente ciberamigos, hoy vamos a aprender cómo nuestras publicaciones en línea pueden impactar nuestra reputación o la de los demás.

¿Y tú qué harías?…

Si te encontraras con un extraño caminando en la calle jamás lo invitarías a tu casa y le enseñarías todo el álbum fotográfico de tu familia, mucho menos le darías una copia de las llaves.

De la misma manera debes actuar en línea, nunca debes compartir información con ningún extraño.

En el mundo del ciberespacio debemos ser muy cuidadosos de todo lo que compartimos en línea, ya que de lo contrario podemos dañar nuestra reputación digital o la de los demás, al momento de que decidimos compartir, publicar y etiquetar sin su consentimiento, lo que puede causar un impacto en su persona.

Analicemos juntos cada uno de los siguientes términos que se usan cuando compartimos información en línea:

Publicar

Cuando “publicas” algo estás publicando un mensaje o imagen en un foro en línea.

Viral

Cuando algo se vuelve “viral,” se vuelve popular muy rápido al ser compartido de persona en persona.

Red social

Las redes sociales te permiten generar interacción con otras personas, al crear y compartir contenido.

Etiquetar

Si tú o tu “amigo” etiqueta a alguien (o algo) en una publicación, ésta podrá ser visible para la audiencia que eliges (¡incluso para todo el mundo!), más los amigos de la persona (o cosa) etiquetada.

Subir

Cuando “subes” algo al Internet estás moviendo o copiando un archivo de una computadora o dispositivo a otro (¡o a muchos otros!).

¡Pongamos en práctica lo aprendido!

Actividades

Leamos juntos las anécdotas reales de algunos ciberamigos que comprometieron la reputación digital de los demás o la de ellos al etiquetar, publicar o compartir información personal en sitios de redes sociales.

¡Ayúdanos a contestar las preguntas correctamente!

Anécdota 1: Burlándose de Lucas

Lucas, de primer año de secundaria, está tratando de ser un guía de campamento en su pueblo y es el único niño de su grupo que lo hace. Está emocionado y orgulloso de este logro al igual que sus padres. De hecho, su mamá sube una foto a su propio sitio de redes sociales, etiqueta a Lucas y escribe: “Estoy muy contenta de Lucas por haber estado hoy en la brigada del Campamento y participar como Guía”. Algunos de los amigos de Lucas ven la publicación y creen que se ve chistoso con su sombrero, así que publican comentarios sarcásticos y alguno incluso hasta lo molesta comentando: “¡Amigo, te vi cuando caíste en el lodo en la prueba de salto!” Otros chicos ven la publicación y la comparten con sus amigos y seguidores.

.

  1. ¿Quién es responsable de difundir la falsa información de que Lucas “se cayó” en su primera prueba de salto?
  2. ¿Crees que la gente que no conoce bien a Lucas va a saber que sus amigos solo lo estaban molestando? ¿Sí, no, por qué?
  3. Enlista algunas de las consecuencias de largo plazo que estas publicaciones podrían tener para Lucas.
  4. ¿Cómo podría haberse manejado esta situación de manera diferente?

Anécdota 2: Cuando las fotos no te favorecen

Anécdota 2: Cuando las fotos no te favorecen

A Romina le encanta publicar fotos de ella y de sus amigos en sitios de redes sociales. Sus amigos consideran que Romina se ve muy bonita en todas las fotos que publica, pero que el resto de ellos en general no, ya que aparecen con caras chistosas, salen desenfocados, sus sonrisa lucen mal o algo peor. Cuando los amigos de Romina le preguntan por qué subió las fotos así, ella siempre les contesta que no tiene idea de qué le están hablando. Enojados y frustrados, sus amigos deciden vengarse de Romina publicando toda una serie de fotos de ella que no le favorecen en sus propios sitios de redes sociales y etiquetándola. Romina se enoja y los acusa de ser muy «mala onda».

.

  1. ¿Crees que Romina tiene derecho de publicar las fotos que quiera en sus propias cuentas de redes sociales? ¿Sí, no, por qué?
  2. ¿Por qué crees que los amigos de Romina estaban tan enojados por las fotos poco favorables que ella publicó?
  3. ¿Crees que los amigos de Romina actuaron de manera apropiada?
  4. Enlista algunas otras maneras en que los amigos de Romina podrían haber respondido.

Descarga el archivo que está en la imagen siguiente e imprímelo para complementar el ejercicio, escribiendo lo que no debes compartir en línea para cuidar tu reputación digital y la de los demás. Lo puedes colocar en un lugar visible para que lo tengas presente todos los días.

¡Haz clic en la imagen para descargar! 👇

Materiales:

  • Lápiz
  • Cuaderno

¡No olvides compartir tu póster en redes sociales con el hashtag #SummerCampAFM!

Con información de Cyberwise

La huella digital

Hola ciberamigos, hoy vamos a aprender qué es la huella digital.

¿Qué es una huella digital?

La huella digital es la estructura formada en la yema de nuestros dedos. Todos tenemos una huella diferente que sirve para identificarnos.

En el ciberespacio, de la misma manera que en el mundo real, todos tenemos una huella digital, la cual nos identifica y se construye a través del registro de nuestras actividades en línea, por ejemplo: publicar fotografías, comentar alguna publicación, enviar mensajes o visitar páginas web, por lo que debemos ser muy cuidadosos con nuestra reputación digital para que nuestra huella se forme de registros positivos y así no nos afecte en el futuro.

Una huella digital negativa es la que registra acciones que pueden afectar a otras personas o a nuestra reputación, por ejemplo, si creamos un “meme” y etiquetamos a otros para burlarnos.

Recuerden que al tener un buen comportamiento en línea les permitirá cuidar su historial y dejarán huellas bonitas.

.

.

Seguramente te preguntarás dónde se registra tu huella digital…

¿Sabías que…?

En Internet, nuestra información es almacenada en una “nube”.

¿Qué es una nube?

La nube es un conjunto de servidores (¡computadoras muuuuy grandes!) que se encargan de procesar y almacenar la información de usuarios, por ejemplo: sus fotos, archivos, mensajes, publicaciones, comentarios, etc. Es decir, en ese grupo de super-computadoras se guardan todos los pedacitos de información de tu huella digital, por lo cual es muuuy  difícil que puedas modificarla y controlar lo que ahí está registrado.

¿Cómo funciona la nube?

Un ejemplo que nos ayudará a comprenderlo es cuando utilizas una red social como Facebook. Cuando envías un mensaje, publicas contenido o etiquetas a alguna persona, toda esa información se puede quedar almacenada en la nube, lo cual puede ser visible en algunos casos para todo el mundo. Por eso es muy importante que se guarden buenos registros de tu historia digital.

¿Qué información te gustaría que apareciera de tu persona dentro de 20 o 30 años?

¡Ahora pongamos en práctica todo lo aprendido!

Actividad

  • Mira el siguiente video con tus papás para aprender más acerca de la huella digital:
  • Complementa la siguiente tabla:
  • Con la ayuda de papá o mamá, plasma en una hoja blanca tu huella digital y la de tu familia pintando tus dedos con varios colores, será divertido 😊 #YoCuidoMiHuellaDigital
  • Utiliza tu creatividad y crea un póster representando tu historia digital con todas las cosas positivas que compartiste durante 10 años, por ejemplo: una publicación que hiciste en Facebook participando en competencias de deporte, un video que subiste a YouTube tocando un instrumento, cuando apareciste en una noticia en Google que habla de tu proyecto. ¡Tienes que ser muy creativo!

Materiales:

  • Hoja tamaño carta
  • Pintura lavable
  • Colores
  • Acuarelas
  • Mucha creatividad 😊

¡No olvides compartir tu póster en redes sociales con el hashtag #SummerCampAFM !

Con información de Cyberwise

Los principios básicos de la ciudadanía digital

Hola ciberamigos, hoy vamos a aprender cuáles son los principios básicos de la ciudadanía digital.

¿Sabes qué es un ciudadano? Un ciudadano es la persona que pertenece a una comunidad.

Como ciudadano puedes y debes informarte sobre lo que sucede a tu alrededor para aportar ideas, promover y apoyar cambios, mejoras y expresar tus opiniones con libertad y respeto.

Al ser ciudadanos tenemos derechos y obligaciones, y debemos respetar a los demás. En cualquier parte del mundo debemos practicar los principios más importantes de la ciudadanía digital que son: responsabilidad, honestidad, respeto y tolerancia; actuando siempre de manera correcta.

Aquí les explicamos cada uno de los principios:

  • Responsabilidad: es cuando cumples con tus obligaciones o actividades asignadas de manera íntegra.
  • Honestidad: es decir la verdad y ser justo. Un buen ciudadano debe ser honesto con los demás y consigo mismo.
  • Respeto: es mostrar respeto o consideración por otros. A veces el respeto también es hacia cosas inanimadas o ideas. Un buen ciudadano debe tener respeto por las leyes.
  • Tolerancia: es el sentimiento de preocupación por los demás y por otros seres vivos. Vincula al ciudadano de manera emocional con el mundo.
  • Actuar de manera correcta: incluso cuando no sea popular, sea difícil o peligroso. Debemos ser amables y mantener un buen comportamiento.

Con base en estos principios la ciudadanía digital se refiere al uso responsable de la tecnología por cualquier persona que use computadoras, internet y dispositivos digitales para interactuar con la sociedad en cualquier nivel, respetándose a sí mismo y a los demás usuarios.

Veamos un ejemplo:

En la escuela de Lucas se organizó un equipo de basquetbol, desde hace 5 años siempre han conseguido ganar varios torneos. Todos los integrantes siempre trabajan en conjunto y en cada entrenamiento no se olvidan de practicar los principios básicos en un equipo.

¿Sabes cómo lo hacen?

  • Responsabilidad: Llegan a tiempo a los entrenamientos.
  • Honestidad: Los miembros del equipo no hacen trampa cuando juegan basquetbol.
  • Respeto: Son respetuosos con los equipos contra quienes juegan y con sus entrenadores.
  • Tolerancia: Respetan las opiniones de los miembros del equipo aun cuando no coincidan en todo.
  • Actúan de manera correcta: Se enfrentan a los miembros de los otros equipos cuando son rudos o irrespetuosos.

«Pongamos en práctica lo aprendido»

Actividad de hoy

Diviértete elaborando un cartel representando a algún equipo al cual pertenezcas y donde se lleven a cabo estos principios. Puedes elegir a tu equipo de futbol, a tus amigos de la escuela o a los integrantes de tu familia, y pégalo en algún lugar de tu casa que sea muy visible. Guíate con la imagen anterior y no olvides colocar los 5 principios. ¡Utiliza tu creatividad!

Guíate con nuestro ejemplo.

Materiales:

  • Colores
  • Hojas blancas
  • Plumones
  • Recortes
  • Acuarelas

¡No olvides compartir tu cartel en redes sociales!

Con información de Cyberwise

El duende y los costalitos

Hola, ciberamigos. Hoy les voy a contar una pequeña historia:

Hace mucho tiempo, los abuelos de Lucas construyeron un cofre para guardar los costalitos donde guardaban las cosas importantes. Esto se había convertido en una tradición para la familia, generación tras generación. Así que cada integrante de la familia tenía que construir su propio cofre para resguardar los costalitos de cosas importantes.

Lucas era un pequeño muy travieso y preguntón; no tenía idea de por qué hacían cofres y se preguntaba por qué los cuidaban tanto y qué tenían esos costalitos. Un día, su mamá le encargo que construyera su cofre personal y les dio sus propios costalitos para que los guardara y los cuales nunca debía de compartir con nadie, mucho menos con los duendes que a veces merodeaban por la casa. Lucas dijo “sí”, moviendo la cabeza.

Al día siguiente, empezó a construir su cofre; consiguió la madera más bonita y los colores más brillantes y muchos pinceles. Cuando lo estaba haciendo, pasó un pequeño duende amarillo y entablaron un diálogo:  

—¿Qué haces pequeño? —le preguntó el duende.

—Un cofre personal —respondió Lucas.

—¿Para qué lo quieres? —el duende preguntó de nuevo.

—Voy a guardar algo muy valioso, pero nadie puede saber qué es —contestó Lucas.

—Yo te puedo ayudar, soy un experto en construir cofres y te aseguro que el tuyo será el más bonito de todos —le dijo el duende.

Lucas se emocionó y le dijo que sí, pero no le contó a su mamá ni a su papá que un duende le iba a ayudar a construir su cofre. En realidad, el duende solo quería robarse sus costalitos.

Para cuando terminaron de construir el cofre, el duende ya sabía la combinación del candado de su cofre y había tomado los costalitos sin avisarle.

Al día siguiente, alguien había robado todos los panes de chocolate de la panadería y mucha gente aseguraba que habían visto a Lucas saliendo de ahí con un enorme bolso.

Lucas llegó muy contento con su cofre a casa, pero todos lo miraban con asombro y se preguntaba qué pasaba.

Su mamá se acercó y le preguntó por qué había robado todos los panes de chocolate de la panadería del pueblo, ya que los vecinos lo habían visto salir corriendo de ahí.

Lucas lloró y lloró diciendo a su mamá que él nunca robaría esos panes por más que le gustara el chocolate.

Su mamá se quedó pensativa. —¿Lucas donde están tus costalitos? —le preguntó.

—En mi cofre mamá —y corrieron a asomarse, pero al abrir el cofre su sorpresa fue que los costalitos no estaban.

La mamá de Lucas se asustó mucho y gritó: —¡Alguien se robó tus costalitos!, ¿qué hiciste con ellos?

Lucas se quedó pensativo, agachando la cabeza y pidiendo disculpas. Le contó a su mamá que un duende amarillo se había ofrecido muy cortésmente a construir su cofre para que fuera el más bonito, y nunca se imaginó que solo era para robarse sus costalitos.

Su mamá lo abrazó y creyó todo lo que le contó Lucas, ella le dijo: —Hijo, es importante que nunca hables con desconocidos y mucho menos con los duendes amarillos; a ellos les interesa robar los costalitos porque ahí guardamos la identidad de cada uno de nosotros y si ellos la roban, se pueden hacer pasar por cualquiera. Eso fue lo que pasó en la panadería: el duende ocupó tus costalitos y robó los panes de chocolate ocupando tu personalidad.

El duende fue castigado y pasó un largo tiempo en un calabozo. Lucas aprendió la lección y jamás volvió a compartir sus cosas con ningún extraño. Todos los viernes compraba panecillos de chocolate para compartir en familia y así, vivió seguro por siempre.

¿Qué les pareció? ¿Cuáles fueron las lecciones aprendidas?

¡Les dejo algunos consejos ciberamigos!

  1. Nunca compartas tu cofre con los costalitos de tu información personal como: nombre completo, dirección contraseñas o correo electrónico.
  2. Jamás aceptes regalos de ningún duende amarillo, se les llama extraños.
  3. Si alguien te contacta y te dice que no le digas a nadie, avisa inmediatamente a tus padres porque eso ¡no está bien!, y seguramente te meterá en problemas.
  4. No ocultes nada a tus padres, nada; recuerda que ellos son los únicos que podrán ayudarte cuando estés metido en algún problema.
  5. Utiliza responsablemente tus dispositivos, son como tu cofre.

Por Lupita Mejía

Correos electrónicos de phishing: tenemos que estar atentos

Nuestros amigos del Center for Cyber Safety and Education nos comparten esta publicación donde nos brindan recomendaciones para no ser víctimas de phishing.

Nuestra bandeja de entrada de correo electrónico es como una puerta giratoria. Todos los días, si no cada hora, recibimos correos electrónicos del trabajo, minoristas, amigos y familiares, la escuela, etc. Estamos constantemente enviando y recibiendo. Para complicar las cosas, sin pensarlo dos veces, estamos dando nuestro correo electrónico para que podamos obtener un 15% de descuento en nuestro primer pedido o acceso al eBook que promete cambiar nuestras vidas.

Hacemos esto con tanta frecuencia que perdemos la pista de quién tiene nuestra dirección de correo electrónico, lo que a veces nos hace abrir correos electrónicos que creemos que son legítimos, pero en su lugar son intentos ingeniosamente disfrazados de obtener nuestra información personal. Esos correos electrónicos se llaman correos electrónicos de phishing. Afortunadamente, hay señales que puede tener en cuenta para asegurarse de no ser víctima de un correo electrónico de phishing. 

Información del remitente y linea del asunto:

Lo primero que ve sobre un correo electrónico cuando abre su bandeja de entrada es la información del remitente y la línea de asunto. Hágase las siguientes preguntas: ¿Reconoce alguno? ¿Están mal escritos? ¿Es este un correo electrónico que estabas esperando? ¿La línea de asunto tiene un sentido de urgencia? ¿Es el correo electrónico una respuesta o reenvío a algo que nunca solicitó? Si ve errores ortográficos o texto inusual, tómelo como una bandera roja. Si además de eso, no reconoce al remitente y no lo esperaba, es más seguro marcar el correo electrónico como spam o desecharlo.

El contenido:

Si el correo electrónico no generó ninguna de las banderas rojas mencionadas anteriormente y decidió abrirlo, hay más señales a tener en cuenta en el cuerpo del correo electrónico que podrían indicar un fraude. La mala gramática y los errores ortográficos son un denominador común. Continúe buscando un sentido de urgencia o una solicitud de documentos que no esperaba. Tenga cuidado si se le pide que haga clic, descargue o abra un archivo adjunto o enlace. Si es una oferta promocional y parece demasiado buena para ser verdad, probablemente no lo sea. Si se siente incómodo o inseguro, es mejor eliminarlo o identificarlo como spam. 

Archivos adjuntos e hipervínculos:

No abra el archivo adjunto si no reconoce al remitente, si el tipo de archivo parece extraño, si no reconoce el título del archivo adjunto o no lo esperaba. Para evitar hacer clic en un hipervínculo fraudulento, desplace el mouse (no haga clic, simplemente desplace el mouse) y si la dirección del enlace que se muestra es diferente a la del correo electrónico, no haga clic en ella. Esa es una gran bandera roja. Otra bandera roja es un error ortográfico dentro del hipervínculo. Por ejemplo, la «r» adicional en https://bankofamerrica.com puede perderse fácilmente, haciéndole creer que se dirige al sitio web correcto. ¡Tenga cuidado y verifique dos veces antes de continuar! 

Los ciberdelincuentes son cada vez más sofisticados cuando se trata de correos electrónicos de phishing. Los personalizarán para hacerte sentir que debes saber de dónde viene esto o te inclinarán para abrir archivos adjuntos o hacer clic en hipervínculos. Tenemos que estar atentos, especialmente con la crisis en curso en todo el mundo. Asegúrese de revisar nuestra publicación de blog de estafa COVID-19 para leer más sobre estafas específicas relacionadas con el coronavirus.