Juguetes ¿inteligentes?

Estamos comenzando un nuevo año, y a pesar de las adversidades, estas fechas son sumamente importantes para los niños, pues habrán recibido regalos de Santa y/o de los Reyes Magos, quienes como ya es sabido no dejaron de laborar pues son inmunes al bicho que nos ha acechado últimamente, sin embargo, muchos de los innovadores juguetes que nuestros hijos recibieron sí son susceptibles de contagiarse… ¡no te asustes! No nos referimos a ningún coronavirus, pero sí debemos prestar atención a los “Smart toys” que pueden infectarse con algún malware o peor aun, pueden ser “hackeados” y poner en riesgo la privacidad de nuestra familia.

Comencemos por explicar qué es un “Smart toy” o “Juguete inteligente”. Estos juguetes electrónicos habitualmente tienen diseños muy atractivos y permiten interactuar con los menores a través del reconocimiento de voz o por medio de alguna app. Entre otras funciones, permiten grabar y transmitir video o imágenes y algunos otros incluso prometen aprender y crecer con tu hijo. Son pues estos artilugios lúdicos casi mágicos, un derroche de innovación que los reyes del hogar disfrutan como tecnólogos expertos.

Todas estas características parecen de ensueño, y seguramente te preguntarás en dónde está el riesgo; pues bien, para que muchos de estos dispositivos brinden todas sus bondades requieren recopilar datos de la interacción con tu hijo, por ejemplo: su voz o imágenes de su cara, o incluso datos sensibles que en caso de caer en manos inadecuadas podrían suponer un riesgo para la integridad de los menores, por ejemplo: su nombre, edad o ubicación en tiempo real. Pregúntate si esa información se la proporcionarías a un extraño…

Por otra parte, habitualmente estos juguetes son conectados a Internet, y al igual que una computadora, si el juguete no cuenta con los controles de seguridad adecuados entonces queda expuestos a conexiones no autorizadas. Imagínate que de pronto un extraño puede conectarse al juguete de tu hijo y manipularlo para poder tomarle fotos, video o incluso interactuar con él, ¡ya ha sucedido!

Las principales vulnerabilidades -mas no las únicas- que se pueden encontrar en un juguete inteligente son: conexiones no seguras, el seguimiento del movimiento de los niños y la deficiente protección de datos.

Entonces ¿Qué debo hacer para evitar riesgos? Aquí algunas de nuestras recomendaciones:

  • Ten a la mano la documentación del fabricante del juguete, investiga en foros si existe alguna queja o problema de seguridad y corrige lo necesario, apóyate del soporte del fabricante si es necesario.
  • Mantente informado de las políticas de privacidad de manera que entiendas claramente qué tratamiento se le da a los datos recabados de tu familia.
  • No utilices datos reales, es mejor usar un alias.
  • ¡Apágalo! Cuando no esté siendo utilizado, evita que el juguete esté encendido y conectado a internet.
  • Asegúrate de configurar un PIN o contraseña robusta que proteja la conexión de los juguetes a Internet, y no los conectes en Wi-Fi públicos.
  • Verifica periódicamente que el juguete posea las últimas actualizaciones de seguridad.

Lo más importante, recuerda que eres el papá de un hijo digital en la era digital, debes entender en primera instancia qué juguete desea y si éste es seguro, y por supuesto, se vale no saber, pero lo que no te puedes permitir es no investigar y poner riesgos en las manos de tu familia. La comunicación es CRUCIAL, aprendan y diviértanse juntos, es una buena oportunidad de fortalecer los vínculos

Provehito in altum
Por: Juan Pablo Carsi

Ramsés quiere ser Youtuber

Ahora que Silvia y Franco son papás, la alegría y el orgullo los invaden, pues su hijo Ramsés de tan solo 10 años es un niño sano, travieso y muy ocurrente y… ¿qué creen? Un día, vino a su mente que de grande quería ser un youtuber, como aquel chico que seguía en Internet. Ramsés siempre tenía en mente las alocadas actividades de su influencer favorito, aquel que platicaba de sus viajes, de sus divertidas anécdotas y de los videojuegos de moda. Al principio, sus padres lo tomaban a broma; se les hizo divertido seguirle la corriente. Ramsés grababa todo a su alrededor: se grababa a sí mismo, grababa a sus padres, grababa a escondidas en el colegio. Un día llegó de la escuela y empezó a grabar a su abuelo quien no entendía qué le causaba tanto revuelo y le dijo: —Ramsés ¿Qué estás haciendo?  A lo que Ramsés respondió: —Te estoy grabando abuelo, cuando sea grande quiero ser youtuber. Su abuelo le cuestionó el por qué no mejor pensaba en ser médico. Ramsés sonrió burlonamente y dijo: —Abuelo, tú no sabes de esto, los médicos no son famosos y yo sí quiero serlo.

Imagen: Anastase Maragos

Pasó un año y Ramsés ya no quería ir al colegio, pues decía que no lo necesitaba. Se pasaba horas por la tarde observando videos sin filtros, aunque él no entendiera de eso. Silvia y Franco pensaron que se le pasaría rápido el deseo…

Ramsés cumplió 15 años y dejó el colegio y conoció a una persona platicando a distancia. Charlaban diario sin que sus padres supieran. El anónimo le prometió que lo iba a hacer famoso, más de lo que él pudiera imaginarse; él le iba a decir todos sus secretos siempre y cuando dejara grabarse con la condición de que no dijera nada a nadie porque sería una sorpresa para todos cuando supieran que él era el youtuber número uno en la Tierra. Pasaron seis meses y Ramsés accedió, grabó miles de videos… cantando, bailando, disfrazado y maquillado. Un día, de la nada, sus vecinos empezaron a burlarse de sus padres diciendo que qué gracioso era Ramsés, que los felicitaban por sus miles y miles de likes, ya que estaba en el ranking número uno de videos “tontos” en la red.

Sus padres se sintieron humillados, pero más Ramsés al enterarse. Aprendieron juntos que la privacidad e integridad en línea deben cuidarse. Asistieron a terapia donde conocieron los riesgos que conlleva publicar tu vida privada en redes sociales y el hecho de no ser consciente de platicar con extraños que no son amigos reales.

Después de un largo tiempo de terapia…

Ramsés llegó a su casa con la cabeza abajo; su abuelo lo observó y le preguntó: —¿Qué es lo que te pasa amigo, dónde está mi muchacho lleno de alegría? A lo que Ramsés contestó: —Abuelo, no puedo más, me engañaron. Ahora soy el meme de todo mundo, ¿cómo podré repararlo? El abuelo dijo: —Hijo, yo no sabré de tecnología, pero creo que ahora te toca a ti ser un superhéroe, o mejor dicho “ciberhéroe”. Sigue con tus estudios, investiga y lleva el mensaje a todos los niños que puedas antes de que sean engañados o, peor aún, lastimados o secuestrados; no permitas que se roben la inocencia de los niños. ¡Podrías ser un “ciberdoctor”!.

Ramsés creció, estudió y se informó. También investigó y analizó estadísticas, se preparó. Ahora es un ciberdoctor que advierte a los pequeños sobre los posibles engaños en internet y a los padres de que no dejen solos a sus hijos pequeños por la vida con un dispositivo móvil.

¿Usted desearía ser así de “famoso” en una red social?

Moraleja: Toda acción conlleva una responsabilidad, pero cuando se trata de un menor, aún más.

Atentamente,

Ciber-Doctor Ramsés

Por: Lupita Mejía

Comercialización de contenido inadecuado para menores en Marketplace de Facebook

Es lamentablemente y a su vez es un fenómeno complejo, ya que si bien existen políticas claras, procesos y tecnologías que las diferentes plataformas aplican para gestionar el contenido que se publica en ellas, es evidente que no es suficiente. 

Después de haber estado en el “ojo del huracán” por el atentado contra la privacidad de sus usuarios y por encontrarse contenido ofensivo y con connotaciones sexuales dentro de sus plataformas, muchas de ellas incluso que violentan los derechos de los niños, Facebook ha trabajado en fortalecer sus capacidades de detección, implementando tecnología como la inteligencia artificial para mantener fuera de su red material inadecuado; sin embargo, estamos hablando de una comunidad de más de 2,000 millones de usuarios, lo cual se traduce en un reto enorme aun para la red más popular del orbe.

Las normas comunitarias del Marketplace de Facebook son claras respecto al tipo de contenido no permitido, sin embargo aun con una eficiencia notable en su software de detección y bloqueo de pornografía, los usuarios que lucran con este tipo de contenido conocen cómo “disfrazarlos” y cómo sacar de contexto la información con el fin de “confundir” a los sistemas de filtrado, logrando pasar inadvertidos. Por ejemplo, se usa jerga como: “paquetes” o “surtido rico” que hacen referencia a este tipo de materiales. En el caso de las imágenes se hace uso de la marca de dulces “Ricolino” y se indica en el mensaje comercial que se vende todo lo que hay en una caja.

Y es que aun para sistemas avanzados desarrollados con inteligencia artificial, se requiere de entrenamiento y aprendizaje que les permita identificar los matices que estos usuarios aplican en sus publicaciones, lo que ocasiona que se les “escapen” algunas de ellas permitiendo que exista una ventana de tiempo con el contenido disponible, y es hasta que existe un reporte por parte de los mismos usuarios que la red puede darlos de baja. Facebook indica que el contenido es evaluado por moderadores humanos, independientemente de si los usuarios informan de las publicaciones ofensivas o si las detectan los sistemas proactivos de la empresa, pero debemos reconocer que es una labor titánica. 

Por otro lado, el anonimato que hasta cierto punto la red permite es un factor que aprovechan las personas que comercializan packs. Además de la posibilidad de crear perfiles prácticamente sin restricciones, existen diversas herramientas que permiten ocultar y cifrar el origen de sus comunicaciones y crear escondites digitales que dificultan las actividades de investigación de las autoridades. Muchos de ellos forman parte de redes criminales y es cada vez más frecuente encontrarse con gente que está a la vanguardia en el uso de la tecnología. 

Ahora bien, como padres de familia debemos ser conscientes de que no podemos ser dependientes de las capacidades o esfuerzos que realicen las plataformas en internet. Es cierto, las compañías tecnológicas deben hacer mucho más por evitar que sus plataformas sean un medio de difusión de pornografía o peor aun de su comercialización y fomento de actividades ilícitas, pero debemos comprender que ésta es una tarea de todos los que interactuamos en el ciberespacio, debemos entender que al igual que en el mundo físico existen derechos y obligaciones en el entorno virtual y no podemos ser ajenos a ello. 

Tristemente nuestro país es un brutal generador de pornografía infantil y se ha convertido en un paraíso para pederastas quienes están encontrando espacios en las plataformas para sus inmundas actividades. Y para complicar más el panorama, la contingencia sanitaria ha acelerado la conexión de menores de edad a la red, por lo que se vuelve más importante que tomemos acciones. Es responsabilidad de todos cambiar esa realidad. 

Sabemos que en muchas casos los niños y adolescentes conocen más de tecnología que los mismos padres de familia, pero debemos recordar que somos padres de hijos digitales en la era digital, por lo tanto debemos estar constantemente informados y actualizarnos para prevenir. Algunas de las recomendaciones que desde nuestra perspectiva emitimos en Escuelas y Familias Ciberseguras a los padres de familia son: 

  • Predica con el ejemplo, recuerda la premisa más importante y fundamental de todo padre de familia, no puedes exigir algo que tú tampoco haces. 
  • Platica, la conversación siempre ha sido un eslabón importante en la relación padre – hijo, y en la era digital no es la excepción, promueve que juntos se informen sobre los riesgos y las consecuencias del mal uso de medios digitales, esto los ayudará a estar igualmente concientizados y a minimizar la ocurrencia de problemas. Platica abiertamente de lo que son los “packs”, es mejor que los menores estén informados por los padres, a que sean exhibidos por alguien más. 
  • Monitorea las redes sociales, identifica quiénes son las amistades de tus hijos con los que se está relacionando de manera real y virtual. 
  • Aplica los controles tecnológicos adecuados en sus dispositivos. 
  • En caso de ser víctima se debe evitar sostener contacto con el agresor y se debe resguardar toda la evidencia posible. Es recomendable generar capturas de pantalla y reportar de inmediato a la red social y a las autoridades al número telefónico 088 de la Dirección Científica de la Guardia Nacional o a las unidades cibernéticas de cada entidad. 

Otro actor clave para fomentar una cultura de prevención es el sector educativo. La escuela es el segundo lugar donde nuestros niños pasan más tiempo, y aun ahora que se encuentran trabajando a la distancia es muy importante que se fomente la protección en línea. En ese sentido, nuestra recomendación es que las escuelas se apeguen a mejores prácticas como las sugeridas en la Norma Mexicana NMX-I-319 Escuelas Responsables en el Uso de Internet, la cual además de brindar recomendaciones para proteger los datos y sistemas de información de las escuelas, recomienda concienciar sobre los peligros en internet y las medidas de protección que deben tener los niños, así como el fomento del civismo digital. Consideramos que ante la evidente falta de valores en Internet, como padres de familia debemos tener un papel más proactivo, formando ciudadanos digitales responsables y practicando los principios más importantes que son: responsabilidad, honestidad, respeto y tolerancia. 

Provehito in altum
Por: Juan Pablo Carsi

El duende y los costalitos

Hola, ciberamigos. Hoy les voy a contar una pequeña historia:

Hace mucho tiempo, los abuelos de Lucas construyeron un cofre para guardar los costalitos donde guardaban las cosas importantes. Esto se había convertido en una tradición para la familia, generación tras generación. Así que cada integrante de la familia tenía que construir su propio cofre para resguardar los costalitos de cosas importantes.

Lucas era un pequeño muy travieso y preguntón; no tenía idea de por qué hacían cofres y se preguntaba por qué los cuidaban tanto y qué tenían esos costalitos. Un día, su mamá le encargo que construyera su cofre personal y les dio sus propios costalitos para que los guardara y los cuales nunca debía de compartir con nadie, mucho menos con los duendes que a veces merodeaban por la casa. Lucas dijo “sí”, moviendo la cabeza.

Al día siguiente, empezó a construir su cofre; consiguió la madera más bonita y los colores más brillantes y muchos pinceles. Cuando lo estaba haciendo, pasó un pequeño duende amarillo y entablaron un diálogo:  

—¿Qué haces pequeño? —le preguntó el duende.

—Un cofre personal —respondió Lucas.

—¿Para qué lo quieres? —el duende preguntó de nuevo.

—Voy a guardar algo muy valioso, pero nadie puede saber qué es —contestó Lucas.

—Yo te puedo ayudar, soy un experto en construir cofres y te aseguro que el tuyo será el más bonito de todos —le dijo el duende.

Lucas se emocionó y le dijo que sí, pero no le contó a su mamá ni a su papá que un duende le iba a ayudar a construir su cofre. En realidad, el duende solo quería robarse sus costalitos.

Para cuando terminaron de construir el cofre, el duende ya sabía la combinación del candado de su cofre y había tomado los costalitos sin avisarle.

Al día siguiente, alguien había robado todos los panes de chocolate de la panadería y mucha gente aseguraba que habían visto a Lucas saliendo de ahí con un enorme bolso.

Lucas llegó muy contento con su cofre a casa, pero todos lo miraban con asombro y se preguntaba qué pasaba.

Su mamá se acercó y le preguntó por qué había robado todos los panes de chocolate de la panadería del pueblo, ya que los vecinos lo habían visto salir corriendo de ahí.

Lucas lloró y lloró diciendo a su mamá que él nunca robaría esos panes por más que le gustara el chocolate.

Su mamá se quedó pensativa. —¿Lucas donde están tus costalitos? —le preguntó.

—En mi cofre mamá —y corrieron a asomarse, pero al abrir el cofre su sorpresa fue que los costalitos no estaban.

La mamá de Lucas se asustó mucho y gritó: —¡Alguien se robó tus costalitos!, ¿qué hiciste con ellos?

Lucas se quedó pensativo, agachando la cabeza y pidiendo disculpas. Le contó a su mamá que un duende amarillo se había ofrecido muy cortésmente a construir su cofre para que fuera el más bonito, y nunca se imaginó que solo era para robarse sus costalitos.

Su mamá lo abrazó y creyó todo lo que le contó Lucas, ella le dijo: —Hijo, es importante que nunca hables con desconocidos y mucho menos con los duendes amarillos; a ellos les interesa robar los costalitos porque ahí guardamos la identidad de cada uno de nosotros y si ellos la roban, se pueden hacer pasar por cualquiera. Eso fue lo que pasó en la panadería: el duende ocupó tus costalitos y robó los panes de chocolate ocupando tu personalidad.

El duende fue castigado y pasó un largo tiempo en un calabozo. Lucas aprendió la lección y jamás volvió a compartir sus cosas con ningún extraño. Todos los viernes compraba panecillos de chocolate para compartir en familia y así, vivió seguro por siempre.

¿Qué les pareció? ¿Cuáles fueron las lecciones aprendidas?

¡Les dejo algunos consejos ciberamigos!

  1. Nunca compartas tu cofre con los costalitos de tu información personal como: nombre completo, dirección contraseñas o correo electrónico.
  2. Jamás aceptes regalos de ningún duende amarillo, se les llama extraños.
  3. Si alguien te contacta y te dice que no le digas a nadie, avisa inmediatamente a tus padres porque eso ¡no está bien!, y seguramente te meterá en problemas.
  4. No ocultes nada a tus padres, nada; recuerda que ellos son los únicos que podrán ayudarte cuando estés metido en algún problema.
  5. Utiliza responsablemente tus dispositivos, son como tu cofre.

Por Lupita Mejía

Padres: Lo que necesitan saber sobre ciberseguridad

Nuestros amigos del Center for Cyber Safety and Education nos comparten esta publicación donde nos brindan recomendaciones a todos los padres de familia para entender más sobre ciberseguridad y evitar convertirse en una víctima del delito cibernético.

La ciberseguridad es sinónimo de seguridad en Internet, seguridad electrónica y seguridad en línea. Significa estar seguro y protegido en línea: ser responsable al usar Internet y seguir una buena ‘etiqueta de red’ o etiqueta de Internet. Cualquier cosa puede suceder en línea y ser ciberseguro significa utilizar las mejores prácticas para evitar convertirse en una víctima del delito cibernético, incluidas estafas, acoso cibernético, sextorsión, robo de identidad, etc.

Tanto los niños como los adultos están sujetos a delitos cibernéticos. Pero la inocencia y vulnerabilidad de un niño los convierte en un objetivo principal para los depredadores en línea. De hecho, el 40% de los niños en los grados 4-8 han hablado con un extraño en línea, y el 15% de ellos terminaron reuniéndose con ese extraño. El problema más importante es que los padres desconocen lo que los niños hacen en línea ( Estudio de uso de Internet para niños ).

  • El 62% de los niños en los grados 4-8 fueron a sitios web para adultos después de una búsqueda.
  • El 63% visitó sitios donde pueden competir contra extraños
  • El 29% utilizó internet de manera que sus padres no aprobarían.
  • El 31% mintió sobre la edad para acceder a sitios web para adultos.

La mayoría de estos casos son «atrapados» a tiempo. Pero hay incidentes desafortunados que leemos en las noticias, por ejemplo sobre el secuestro de un niño de 10 años después de reunirse con una persona que había conocido en línea.

Para que sus hijos estén seguros en línea y para usted, como padre, para evitar futuros dolores de cabeza, es importante llevar a casa la educación sobre seguridad cibernética tan pronto como su hijo comience a usar Internet por su cuenta.

  1. Primero, infórmate. Reúna los conocimientos necesarios para comenzar una conversación con su hijo. En este sitio web puede encontrar información sobre seguridad de dispositivos nuevos, seguridad de redes sociales, señales de ciberacoso, señales de estafa, cómo crear un acuerdo en línea con su hijo y más.
  2. En segundo lugar, adquiera recursos que lo ayudarán a enseñar a sus hijos la seguridad en Internet de una manera divertida y atractiva. Es importante tener en cuenta que la seguridad cibernética no debe ser una conversación única con sus hijos. Al igual que les recordamos que digan «por favor» y «gracias», debemos seguir recordándoles que «bloqueen a extraños en línea» y «no compartan información personal». En este sitio web, también encontrará materiales para niños que toda la familia disfrutará.

Internet tiene muchas ventajas y el coronavirus nos ha recordado su valor. Gracias a Internet, muchos han podido mantener sus trabajos y a los niños el trabajo escolar programado. Si bien debemos apreciar el bien que Internet brinda a nuestras vidas, es importante identificar los peligros potenciales y educarnos para evitar situaciones no deseadas.

Seguridad del WI-FI de casa para trabajar de manera remota

Nuestros amigos del Center for Cyber Safety and Education nos comparten esta publicación donde nos brindan recomendaciones para fortalecer la seguridad de tu WiFi.

Todos tenemos ese amigo o familiar que siempre pregunta: ¿Puedo tener la contraseña de WiFi? Piense en la última vez que sucedió y la última vez que cambió su contraseña de WiFi. ¿Ha pasado un tiempo? Ahora que está trabajando de forma remota, su seguridad WiFi debería ser especialmente una prioridad.

Para todos los pasos siguientes, necesitará la dirección IP de su enrutador que puede encontrar haciendo clic en Configuración de red -> Avanzado -> IP -> Número de enrutador o verificando el número en la etiqueta que generalmente se encuentra en la parte inferior de su enrutador físico . Una vez que encuentre el número, abra un navegador web y escriba la dirección IP. Después de iniciar sesión con su nombre de usuario y contraseña de administrador, debe hacer lo siguiente:

1. Cree un nombre de usuario y contraseña de enrutador seguros

Una vez que haya iniciado sesión con su número de IP y sus credenciales, vaya a la configuración y busque «seguridad» para cambiar su nombre de usuario y contraseña. Que sea una frase, cuanto más larga mejor. Asegúrese de que tenga al menos ocho caracteres sin caracteres repetitivos o secuenciales. No use una contraseña común o palabras específicas de contexto.

2. Habilite el cifrado de red

En el mismo panel, asegúrese de que su enrutador esté configurado en WPA2. Esto significa que su WiFi está cifrada y solo su computadora está «observando» las señales que su enrutador está transmitiendo.

3. Cambie su nombre de WiFi o identificador de conjunto de servicios (SSID)

Su enrutador, probablemente igual que el de sus vecinos, está configurado con un nombre SSID predeterminado por el fabricante. Lo más probable es que si hace clic en su red WiFi, verá que sus vecinos tienen un nombre WiFi similar al suyo, solo números diferentes al final. Para cambiar su nombre de WiFi, siga los pasos anteriores colocando su dirección IP en el navegador web, iniciando sesión y buscando «Nombre de WiFi» o «SSID». Asegúrese de que el nuevo nombre no revele ninguna información personal como la dirección o el número de apartamento.

4. Oculte su red

Una vez más, en su panel de configuración, busque Habilitar transmisión SSID, Estado de visibilidad, Habilitar transmisión inalámbrica oculta o SSID, asegúrese de que no esté marcada para que los visitantes solo puedan encontrar su red si la buscan específicamente por su nombre, haciéndola invisible para todos más.

5. Mantenga actualizado el firmware de su enrutador

Hoy en día, los enrutadores vienen con actualizaciones automáticas. Sin embargo, es bueno verificar periódicamente para asegurarse de que su enrutador tenga la última actualización. Vaya a la página web del fabricante. Deben tener herramientas para verificar el estado de su firmware y enlaces disponibles para descargar la actualización.

Incluso si no funciona a distancia, esperamos que se tome un tiempo para verificar su seguridad Wifi. Para aquellos que trabajan a distancia, visite » Mantenerse saludable, mantenerse seguro » para obtener más consejos de seguridad.

Seguridad de aplicaciones sociales durante COVID-19

Nuestros amigos del Center for Cyber Safety and Education nos comparten esta publicación donde nos brindan recomendaciones para utilizar de manera segura algunas de las redes sociales más populares del momento.

Houseparty y TikTok se han convertido en dos de las aplicaciones más populares durante el brote de coronavirus. Adolescentes y adultos están utilizando estas aplicaciones sociales para mantenerse entretenidos a través de video chat, juegos en línea y desafíos virtuales. Si bien estas aplicaciones pueden unirnos en este momento de distanciamiento social, también pueden representar una amenaza en línea si no se usan correctamente.

SABÍAS…?

Houseparty: esta aplicación permite que hasta 8 amigos (incluidos amigos de amigos) hagan videos en vivo y jueguen en línea, como trivias, al mismo tiempo. Clasificación de edad: 12+ ( Smartsocial.com )

Consejos de seguridad:

  • Houseparty puede acceder a sus contactos si incluye su número de teléfono al registrarse. Omita este paso para tener control sobre con quién desea conectarse a través de la aplicación.
  • Houseparty permite que amigos de amigos se unan a salas de chat, exponiendo al usuario a estar en contacto con extraños. Puede evitar esto haciendo clic en el icono de candado en la parte inferior de la pantalla o creando grupos privados entre amigos.
  • Los chats no están moderados, lo que puede conducir a un comportamiento inapropiado. Evite situaciones incómodas enseñando a los niños a salir de la habitación cuando las cosas comienzan a «subir de tono» y bloquee al usuario.
  • Houseparty puede acceder a su ubicación para encontrar amigos «cercanos». Verifique la configuración de privacidad y desactive esta función.

TikTok: es una aplicación de redes sociales que permite a los usuarios filmar videos de 15 segundos o menos. Los bocetos de comedia, baile y representación de comedia son algunos de los tipos de videos más populares en TikTok. Clasificación de edad: 12+ ( Smartsocial.com )

Consejos de seguridad:

  • Por defecto, establece su cuenta en público. Esto significa que cualquiera puede solicitarle y enviarle un mensaje directo. Establezca la cuenta como privada en la configuración o cambie la configuración de comentarios, duetos, reacciones y mensajes a «Amigos» en lugar de «Todos».
  • TikTok tiene un filtro de contenido muy limitado. Los niños pueden estar expuestos a videos sugerentes, violencia y lenguaje soez. Siéntese con sus hijos y limite las cuentas «influyentes» y «populares» que pueden seguir. Concéntrese en amigos que conocen en la vida real. Sea parte de su perfil haciendo videos con ellos u ofreciéndoles ser su camarógrafo.
  • TikTok permite que cualquier persona en la plataforma siga su cuenta. Una vez que permita que un extraño lo siga, puede enviarle un mensaje. Asegúrese de no aceptar a personas que no conoce en la vida real.

DIRECTRICES GENERALES DE SEGURIDAD PARA APLICACIONES SOCIALES:

Hoy son TikTok y Houseparty, pero el próximo mes, habrá nuevas aplicaciones sociales que presentarán nuevas amenazas para sus hijos. Al seguir estas pautas generales, puede asegurarse de que su familia se mantenga segura con cualquier aplicación nueva que salga al mercado. 

  1. Todos los datos proporcionados a una red social se almacenan y, la mayoría de las veces, se comparten de manera predeterminada. Asegúrese de que el perfil de su hijo esté configurado como privado. Vaya a la configuración y ajuste los controles predeterminados.
  2. Explique que lo que se publica en Internet es imposible de eliminar. La actividad en línea y las publicaciones podrían estar disponibles para todos, incluidos futuros empleadores y universidades.
  3. Las redes sociales no deberían convertirse en un concurso de popularidad. Trate a los demás de la forma en que quieren ser tratados.
  4. Siempre use avatares y nombres de usuario. Nunca use su foto real o nombre real.
  5. Siéntese con sus hijos y hable sobre ciudadanía digital antes de que descarguen una aplicación. Puede usar este acuerdo entre padres e hijos para establecer pautas.
  6. Verifique qué hay detrás de usted cuando use su cámara. ¿La cámara captura información personal sobre su familia o ubicación? Los depredadores aún pueden determinar dónde viven sus hijos, ir a la escuela y visitarlos solo con fotos, a menos que tome precauciones.

Para más recursos para padres, haga clic aquí .

Mantenerse saludable, mantenerse seguro

Nuestros amigos del Center for Cyber Safety and Education nos comparten esta publicación donde nos brindan recomendaciones para mantener un entorno de trabajo ciberseguro, aun en casa.

Dependiendo de en qué parte del mundo vivas, ya estás trabajando a distancia, preparándote para comenzar un período de dos semanas de trabajo a distancia o contemplando la idea. Estas medidas se implementan para evitar la propagación de la pandemia de COVID-19 conocida como coronavirus. Para algunos de ustedes, trabajar a distancia es solo otra opción, para otros, este podría ser un entorno completamente nuevo que deben seguir.

Si bien mantenerse saludable es la prioridad de todos, la seguridad cibernética debe ser considerada para cada empleado remoto. Trabajar en casa significa menores medidas de seguridad y una mayor probabilidad de cibercrimen.

Ya sea que estés usando la computadora portátil de la compañía o la tuya, aquí hay cinco recomendaciones para un trabajo remoto seguro mientras manejamos el brote de coronavirus.

1.     Red privada virtual (VPN): es probable que estés trabajando de forma remota conectándote a la red WiFi de tu hogar. Si bien es probable que su Internet esté protegido con contraseña, tener una VPN agrega otra capa de seguridad. Si no tiene uno, pregúntele a su departamento de TI antes de realizar cualquier trabajo que involucre datos confidenciales de la empresa.

2.     Autenticación multifactor (MFA): implemente la autenticación multifactor como una capa de seguridad adicional. Un ejemplo de factor múltiple es el envío de un código a tu smartphone cuando intentas iniciar sesión en un portal. Lo que significa que si tus credenciales se ven comprometidas, aún no accederán a ese portal sin esa segunda medida de seguridad.

3.     Intentos de phishing: espera más intentos de phishing durante este período de trabajo remoto. Sé diligente, mantente atento a las líneas de asunto urgentes, errores gramaticales, direcciones de correo electrónico de aspecto divertido e informa a tu departamento de TI. Usa la videoconferencia cuando sea posible para evitar ataques de falsificación de chat. Siempre habla cuando algo no se siente bien.

4.     Almacenamiento de datos: intenta limitar los datos en tu disco duro local. Usa una nube o un servidor remoto cuando sea posible. Es más fácil hackear el almacenamiento de datos localmente que en una nube. Al guardar tu fecha en un servidor remoto, estás agregando un «muro» adicional para los ciberdelincuentes.

5.     Seguridad en línea para niños: si eres padre o madre, existe una alta probabilidad de que trabajes a distancia mientras tienes que cuidar a tus hijos. El tiempo frente a la pantalla será una de las muchas formas en que pueden ocupar su tiempo para que puedas hacer algo de trabajo. Ten en cuenta que están utilizando la misma red que tú. Si no están siendo seguros, sus acciones podrían afectar la seguridad de tu empresa.

  • Asegúrate de configurar los controles parentales para que no tengan la autoridad para descargar ninguna aplicación.
  • Enséñeles a no compartir ninguna información personal si están jugando un juego que implica chatear dentro del juego
  • Muéstreles cómo crear contraseñas seguras si es necesario iniciar sesión
  • Enséñeles a ser diligentes con actividades desconocidas para que puedan informarle de inmediato

Esperamos que estas sugerencias hagan que tu experiencia laboral remota sea más fácil de llevar y, lo más importante, más segura. Siempre solicita consejos y recomendaciones a tu departamento de TI y no dudes en informarles sobre actividades sospechosas.

Lee los consejos de seguridad cibernética de la estafa de Coronavirus aquí .

Cómo evitar estafas en línea relacionadas con COVID-19

Nuestros amigos del Center for Cyber Safety and Education nos comparten esta publicación donde nos brindan recomendaciones para no ser presa de estafadores en línea, en esta situación tan complicada que estamos viviendo.

Al igual que con cualquier crisis importante, los delincuentes solo esperan aprovecharse de una mala situación y la enfermedad de Coronavirus 2019 (COVID-19) no es diferente. Cada vez que sucede algo de esta magnitud, saca lo mejor y lo peor de las personas. Hay quienes se mueven para ayudar y hacerlo de cualquier manera pero luego están aquellos que se mueven para aumentar el caos y sacar provecho de los demás. Varias agencias de aplicación de la ley en los EEUU así como el FBI han estado advirtiendo a las personas sobre varias estafas de phishing y están pidiendo precaución al abrir correos electrónicos relacionados con el Coronavirus. Estos correos electrónicos pueden parecer correos electrónicos oficiales que provienen del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades ( CDC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Junto con las estafas de correo electrónico de phishing, hay informes de muchos sitios nuevos y maliciosos que se hacen pasar por legítimos para robar información personal o propagar malware. De hecho, según Check Point Threat Intelligence, se han registrado más de 4.000 dominios relacionados con el coronavirus en todo el mundo. De estos sitios, el 3% resultó ser malicioso y un 5% adicional es sospechoso. Los dominios relacionados con el coronavirus tienen un 50% más de probabilidades de ser maliciosos que otros dominios registrados en el mismo período de tiempo.

Además de los sitios web maliciosos y los correos electrónicos de phishing, también hay informes de estafas de caridad y tratamiento falso de Coronavirus. Con esto en mente, queremos asegurarnos de que tengas la información y los consejos para mantenerte seguro en línea durante este tiempo:

  • Consulta fuentes oficiales para actualizaciones sobre el Coronavirus. Le recomendamos que visite el Centro oficial para el Control y la Prevención de Enfermedades ( CDC ) y la Organización Mundial de la Salud ( OMS ) para obtener información actualizada sobre el brote. Tenga cuidado con los sitios web y los mapas de la propagación de la enfermedad cuando busque o busque en Google la pandemia.
  • Desafortunadamente, la enfermedad de Coronavirus 2019 (COVID-19) no tiene vacuna ni cura. Debemos estar particularmente atentos de correos electrónicos de esta naturaleza e informar cualquier correo electrónico falso o phishing a estas organizaciones. Puedes informar estafas a la OMS aquí y a la FTC aquí.
  • Investiga cualquier organización benéfica antes de donar dinero o proporcionar información personal. Ya hay informes de organizaciones benéficas falsas que afirman que necesitan dinero para encontrar una cura o ayudar a las víctimas. Lea los consejos de donación aquí .
  • Particularmente en este momento, ten cuidado con los falsos intentos de phishing por correo electrónico de los CDC y la OMS. No hagas clic en archivos adjuntos o hipervínculos de un correo electrónico que no esperabas o donde no puedes verificar al remitente. Mala gramática, hipervínculos que no coinciden con la URL real, errores ortográficos, archivos adjuntos extraños, amenazas, ningún logotipo o logotipo incorrecto, o un sentido extremo de urgencia son signos de phishing.

Recuerda que los delincuentes intentarán atraer tus emociones durante esta pandemia, especialmente el miedo y el pánico. Disminuye la velocidad al tomar decisiones y no te sientas presionado a hacer nada con prisa, ya sea visitar un sitio web, hacer clic en un enlace, abrir un archivo adjunto, donar a una organización benéfica o tratar de navegar a través de tratamientos no aprobados.

Si actualmente estás trabajando en forma remota, lee nuestros consejos de seguridad cibernética sobre cómo configurar una estación de trabajo cibersegura para las próximas dos semanas.