¡Necesito un respiro! no encuentro un espacio para mí durante la cuarentena

Lore me llamó y lo primero que escuché fue: “Necesito ayuda! me siento desesperada con mis hijas y no encuentro un espacio para mí”

Prosiguió y mencionó sentirse agobiada, porque en lugar de disfrutar a sus dos pequeñas, se sentía cada vez más desesperada y frustrada. Melly, de 3 años 6 meses,  no le hacía caso y  se mostraba muy berrinchuda e inquieta. Y Regina de 5 meses, demandante y muy llorona.

Por más que Lore trataba de comprender que para Melly también estaba siendo muy difícil estar encerrada, no ir a la escuela, no salir a jugar al club deportivo y compartir el tiempo que le dedicaba su mamá con su hermanita, Lore se sentía rebasada porque no encontraba la manera de adaptarse y de atenuar los pleitos con Melly. A Lore también le preocupaba que dicha situación ya estuviera afectando la relación con Felipe, su esposo, ya que él, con la intención de ayudar, había estado generando más inquietud y malestar.

Después de que Lore desahogó parte de la gran carga que traía y de que ella misma comentara que “no le quedaba de otra” más que esperar a que pasara la cuarentena, para que todo regresara a la normalidad; le propuse iniciar un trabajo lúdico de manera virtual, como método terapéutico, para centrarnos en la interacción entre ambas y entre los miembros de la familia, según fuera necesario.

La primera reacción de Lore fue dudar de la participación de Melly. Por un lado, no concebía la idea de que una niña tan pequeña pudiera tomar terapia lúdica en línea y, por otro lado, no imaginaba la forma de llevar a Melly frente a un monitor y lograr que  jugara  con una persona desconocida, como lo era yo.

Aun así, Lore me compartió algunos detalles sobre la frecuencia, intensidad y cronología de las conductas que presentaba Melly y señaló que, si bien ya se había manifestado desde el nacimiento de Regina, los berrinches y el desafío  habían incrementado notablemente en el mes de abril, en plena cuarentena.

A pesar de las dudas, Lore aceptó mi propuesta. Con la información recabada, preparé la sesión y logramos aprovechar ese espacio lúdico de 50 minutos de una manera formidable. La labor de Lore solo consistió en brindar acompañamiento y en mover el monitor hacia donde Melly se movía, mientras que Melly fluyó muy bien jugando, dibujando e interactuando conmigo a través de los juguetes.

Melly pudo contar con un espacio seguro en donde pudo, a través del juego terapéutico, expresar sus emociones e ideas, especialmente su temor a sentirse regañada, a desaparecer y a perder a su mamá.

Posterior a la sesión con Melly, se tuvieron tres sesiones con Lore y con Felipe con el fin de que conocieran, de que comprendieran y de que conectaran tres temas fundamentales: Aspectos concretos sobre el desarrollo infantil, aspectos sobre la calidad de la interacción familiar y el significado que cada experiencia tiene para cada miembro de la familia.

Con base en esto, Lore y Felipe decidieron hacer unos reajustes en la interacción con Melly y con Regina e implementaron estrategias encaminadas a brindarle mayor seguridad y confianza para reducir sus miedos al abandono; a reprenderla de una manera coherente y consistente, pero amorosa; a establecer límites claros y a facilitar la expresión del miedo, que no solo estaba presente en Melly, sino también en mamá y papá.

Al día de hoy se han tenido en total tres sesiones con la niña, tres con sus papás y dos sesiones familiares y se han logrado avances muy significativos.

Agradezco a Lore, Felipe, Melly y Regina por permitirme acompañarlos en este proceso, por la confianza depositada en mí para trabajar a nivel virtual y los felicito porque han podido hacer de la cuarentena y de las dificultades una conciencia de crecimiento individual y familiar.

Por: Psicóloga Gabriela Oseguera

El regalo inesperado

Con las nuevas tecnologías, no podemos evitar que los niños estén en contacto con los medios digitales; por lo tanto, debemos tomar precauciones.

En las pasadas fiestas decembrinas, hubo muchísimos regalos y peticiones para Santa; tal vez, los pequeños habían encargado algún dispositivo como: teléfonos inteligentes, consolas, tabletas, etc. Y en algunos casos, muchos pequeños fueron premiados con alguno de ellos.

Hoy, llegan al colegio estrenando y compartiendo que han aprendido cómo utilizarlos al máximo. Es impresionante ver que, a tan corta edad, puedan manipular un dispositivo e incluso, sin haber leído un instructivo previo, haciéndolo todo por intuición. Es ahí donde, como padres debemos estar al tanto de sus actividades, de los accesos que les estamos otorgando o, peor aún: debemos ser conscientes de que les dejamos totalmente abierta la puerta a un mundo digital que está lleno de riesgos y amenazas. Por tal motivo, no debemos bajar la guardia y debemos actualizarnos constantemente, debemos convertirnos en monitores con el fin de proteger la seguridad de nuestros pequeños. Tenemos que concientizarlos acerca del uso adecuado de sus dispositivos y hablarles abiertamente de las consecuencias que existen al manipularlos indebidamente o al jugar con contenido inapropiado.

Cuando nuestros pequeños comienzan a experimentar con aplicaciones populares como las que les permiten crear sus propios videos llenos de contenido inimaginable -hacer caras chistosas, bailar, contar un chiste, imitar a alguien, posar, etc.- y lo hacen sin establecer controles de privacidad adecuados, por lo que corren el riesgo de ser contactados y acosados por personas sin escrúpulos e incluso, con intenciones perversas.

Recuerda que el ciberacoso es una forma de acoso y agresión que se produce entre pares teniendo como medio el Internet, el celular u otra tecnología, con la intención de propagar mensajes o imágenes crueles que son visualizadas por varias personas. La reproducción rápida de mensajes y su permanencia en la web resultan una pesadilla para la víctima.

Lo anterior está demostrado por las estadísticas que indican que el 44.7% de alumnos en México ha sufrido algún acto de ciberacoso como violencia verbal, psicológica y física según la OCDE.

Hay un gran peligro que corren nuestros pequeños al grabarse y compartir el contenido con amigos o al subirlo a sus redes sociales; están permitiendo que su intimidad quede expuesta en la red sin saber que pueden ser víctimas de acoso, burlas o amenazas. Por supuesto, sabemos que el mundo digital no es del todo malo, pero ellos tienen que estar preparados e informados para saber cómo actuar y cómo comunicar cualquier tipo de circunstancia en donde se sientan amenazados, intimidados e inseguros. Fomentemos en casa un sano ambiente de comunicación y de confianza con nuestros chicos, así nunca tendrán la necesidad de ocultarnos nada.
Les dejo algunos consejos para que nuestros niños no corran el riesgo de ser acosados por ciberdelincuentes:

  • Si les obsequias algún dispositivo asegúrate de protegerlo con los controles parentales.
  • Platica abiertamente de las consecuencias que existen si comparten contenido de índole sexual.
  • Recuérdales que su intimidad es privada y que no tiene que exhibirse con nadie, ni con sus amigos.
  • Nadie los puede obligar a hacer retos para poder formar parte del grupo de amigos.
  • Nunca deben acceder a las aplicaciones que no son apropiadas para su edad.
  • Si deciden crear su red social cuando son menores de edad, forzosamente tiene que estar bajo supervisión de algún adulto
  • Por ningún motivo deben aceptar solicitud de amistad de ningún extraño
  • Adviérteles que una vez que comparta contenido inapropiado no lo podrán recuperar.
  • Revisa las políticas de privacidad de las aplicaciones que quieran usar.
  • Revisa periódicamente sus actividades en el dispositivo.
  • Platica constantemente sobre cuáles son las aplicaciones que le llaman la atención y por qué.

Permítete ser un principiante, nadie empieza siendo perfecto.
Por Lupita Mejía

¿Gepetto con un Pinocho digital?

Todos conocemos la peculiar característica de Pinocho de decir mentiras, y para aquellos que no recuerdan la historia se las platico de manera muy breve: Pinocho fue diseñado con mucho amor por un carpintero muy trabajador llamado Gepetto, quien construía juguetes de madera; él los creaba imaginando que los hacía para un hijo que nunca tuvo. Un día pintando los encantadores ojos de un muñeco de madera se quedó dormido soñando que así hubiera sido su hijo. De repente, llegó el hada azul y le dio vida al muñeco llamado Pinocho, asignándole a un grillo como guía para que lo cuidara e hiciera reflexionar cuando se sintiera en peligro o se portara indebidamente. A veces, Pinocho no hacía mucho caso y cuando el hada azul le preguntaba qué fue lo que pasó o por qué se metía en problemas, si Pinocho respondía con una mentira, le comenzaba a crecer la nariz, y entre más mentía más le crecía, hasta que en una ocasión su papá Gepetto estuvo en peligro, Pinocho reflexionó y decidió portarse bien por siempre, ser honesto y respetuoso para disfrutar la vida junto a su padre.

Niños, niñas, jóvenes y papás, a veces vemos esta historia reflejada en la familia y más en esta era digital. ¿Sabes cuándo tus hijos son honestos contigo, cuál es su comportamiento en el mundo digital, si en alguna ocasión decidió mentirte para que no lo regañaran?

Los papás siempre seremos Gepettos: amorosos, dedicados y cuidadosos con nuestros hijos cada minuto de su vida. Desearíamos tener un hada azul para cuidar cada paso en su recorrido digital, pero desafortunadamente, ¡no se puede!. Sin embargo sí podemos crear esa conciencia para que reflexione cada uno de sus comportamientos y acciones, porque muchas veces sin darse cuenta se convierten en “Pinochos digitales”. Es ahí donde intervienes como papá, para conocer a tu hijo y detectar algún comportamiento sospechoso que te indique si en efecto esta teniendo un buen comportamiento o le está creciendo la nariz al ocultarnos algo para no tener un castigo o regaño. Debemos comenzar a crear una cultura digital en nuestros hijos.

De acuerdo con el estudio realizado por Center for Cyber Safety and Education acerca del comportamiento de los niños en la red, se señala que más de 50% de los niños de primaria y secundaria admiten estar en línea después de las 10 p.m. sin estar haciendo tarea, 53% de los niños revelaron su número de teléfono a un desconocido mientras estaban en línea y 40% de los niños se conectaron o chatearon con un desconocido en línea.

Sabemos que la responsabilidad del buen uso de las herramientas digitales es de todos, como padres no dejen de tener una buena comunicación con sus hijos. Involúcrense en el entorno digital que ellos manejan para crear civismo y conciencia digital. El saber que permanece ocupando en verdad sus herramientas digitales adecuadamente en cuanto a sus tiempos y respetando a los demás usuarios en línea los hará sentir más tranquilos.

Les dejo algunas de mis recomendaciones:

  • Fomenta un ambiente de comunicación y respeto en la familia.
  • Inculca también que se respeten los valores en el mundo digital, si es que ya interactúan con alguna red social.
  • Prepáralos desde pequeños a usar sus herramientas digitales con responsabilidad; es primordial con el fin de que aprendan a cuidar su huella digital.
  • Estipula reglas y horarios para el uso de dispositivos, lo que ayudará a que no caigan en el sedentarismo.
  • Supervisa continuamente el historial de su comportamiento en línea.
  • Mantente actualizado sobre la ciberseguridad en línea para tus hijos.
  • Habla con tus hijos abiertamente de los riesgos que existen en línea.
  • No dejes que vayan a dormir con un dispositivo electrónico.
  • Protege sus dispositivos con controles parentales.

“Quizá no puedas controlar todo lo que sucede en el exterior, pero sí puedes controlar lo que sucede en tu interior”.

Por Lupita Mejía

Comunicación y actitud: perspectiva para comprender el comportamiento ante las redes sociales

Parte 1

Elementos que favorecen la comunicación.
Seguramente en algún momento te has llegado a cuestionar las razones por las cuales las chicas y los chicos buscan aprobación en las redes sociales; sobre las causas por las que algunos niños caen en el Bullying cibernético o presencial; sobre la manera en que los chicos quedan absortos en los juegos electrónicos, entre otras situaciones, y si bien las explicaciones pueden ser muy variadas, a través de éste y los siguientes tres artículos, trataremos de abordar algunas de las causas, desde el punto de vista de la calidad en la comunicación, y la actitud que hemos experimentado a lo largo de nuestra vida.

El ser humano es un ser social por naturaleza, tiene la gran oportunidad de comunicarse y, a través de la comunicación y la interacción, poder conocerse, ampliar sus perspectivas, disfrutar de la vida y desarrollar la empatía, la amistad, la colaboración, entre muchos otros valores que nos hacen más humanos.

El ser humano no puede no comunicarse, aún en silencio, comunicamos más de lo que creemos.

La era virtual nos abre nuevas opciones para interactuar con otras personas, y si bien nos acerca a quienes tenemos lejos, nos ayuda también a reencontrarnos con amistades y conocidos; nos permite disponibilidad las 24 horas del día y representa una manera de ampliar el núcleo social; también nos invita a reflexionar sobre los aspectos que tienden a favorecer la calidad de la comunicación y de las relaciones interpersonales.

En el presente artículo te invitamos a que cuestiones la importancia que tienen para ti los siguientes cuatro elementos en la comunicación. Ya sea que la comunicación se establezca a nivel virtual o presencial, cada persona asume su responsabilidad en relación a la manera en que dichos elementos se hacen presentes, o no, en la comunicación que sostiene con sus semejantes.

a) Para entablar cualquier tipo de comunicación, es recomendable tener y mantener de manera constante una comunicación intrapersonal, es decir, con uno mismo. Con frecuencia estamos más al pendiente de lo que hace y expresa el otro, que de lo que sentimos, pensamos y hacemos. Es más fácil estar a la escucha de lo que dicen los demás, de las novedades del momento y dejar pasar de largo lo que dice mi interior y mi cuerpo. Los psicoterapeutas concuerdan en que en la medida en que las personas están más involucradas en situaciones, personas y problemas ajenos, están más alejadas de sí mismas. Mantener una comunicación con tu propia persona te ayuda a reconocer tus emociones, a identificar las causas que influyen en tu comportamiento, a comprender mejor tu historia de vida y a ubicarte, en este mundo, como un ser valioso, independientemente de las experiencias agradables y desagradables que has experimentado. De ti depende el significado que le das a cada vivencia, el aprendizaje que esta te haya dejado y la manera en cómo te manifiestas a través de tu comunicación.

b) El contacto físico es otro aspecto que influye en las relaciones interpersonales. No hay nada más agradable que un abrazo fuerte y sincero de la persona que nos escucha y que nos manifiesta su empatía, presencia y solidaridad. Conforme la era digital ha tenido más auge, el contacto físico ha sido reemplazado por las manifestaciones de cariño a través de fotos y frases, pero que en ninguna medida sustituirán el abrazo y la palmadita en la espalda. Piensa qué tanto frecuentas a tus amistades o si solo las mantienes a través de las redes sociales.

c) El contacto visual, aunque muchos no lo crean, es un elemento fundamental al interactuar. La mirada confirma el valor de la persona con la que te relacionas, validas su presencia de la misma manera en que la otra persona, al mirarte, reafirma tu existencia y la importancia que se tienen mutuamente. Si bien puede hacerse uso del “face time o del skype”, aún en estos casos, el contacto visual queda muy escaso.

d) La comunicación no verbal es otro elemento fundamental que existe en la interacción presencial, pero difícilmente forma parte en las interacciones virtuales, ya que no contamos con todo el panorama que expresa nuestro ser más allá de las palabras. En una relación presencial, podemos apreciar de cerca los gestos, la postura, los ademanes y todo esto es relevante debido a que aporta elementos que complementan la adecuada interpretación del mensaje. En psicoterapia es frecuente encontrar casos en los que el mensaje cobra un significado más preciso y una interpretación más clara cuando existe congruencia con la comunicación no verbal en el emisor. Las malas interpretaciones se reducen notablemente cuando analizamos y unimos tanto el contenido del mensaje (lo verbalizado), como la forma en que se emite ese mensaje (lo no verbalizado).

Esperamos que de ahora en adelante todos seamos más conscientes del gran valor que cobren la comunicación intrapersonal, el contacto físico, el contacto visual y la comunicación no verbal en nuestras relaciones, con el fin de propiciar relaciones más sanas y una comunicación más clara.

Aprovechemos este gran don que tenemos como seres humanos y si lo deseas, acércate a nosotros para desarrollarlos.

Por Gabriela Oseguera

¿Cómo interactúan las mamás?; la tecnología es la gran herramienta

Con información de Excelsior

Las madres mexicanas encontraron un aliado valioso en la tecnología, ya sea para trabajar, cuidar a los niños, mantener su salud o entretenerse.

Esto es cada vez más notorio porque ya se tiene una generación de madres que son nativas digitales o millennials, mientras que aquellas nacidas en el mundo analógico se han adaptado a este nuevo estilo de vida.

Para Javier Peñúñuri, director de la industria de retail de SAP México, las madres de familia se caracterizan por estar conectadas a internet por medio de dispositivos móviles, siendo sus principales intereses acceder a información como tutoriales, noticias, blogs sobre salud o cuidados para los hijos, opciones de trabajo y formación profesional.

“Estamos viviendo un momento especial en términos de paternidad y hábitos de consumo”, confió el directivo.

Esto se refleja en un estudio de IAB México, el cual mostró que en promedio, son nueve las aplicaciones que las madres utilizan con mayor frecuencia, entre las que destacan las redes sociales, correo electrónico, buscadores y chats.

Además, 70% de las mamás conectadas tienen mayor disposición para comprar a través de aplicaciones, y otra característica es que 81% consume contenidos relacionados con salud y noticias en formato de video.

DESDE LA CONCEPCIÓN

La tecnología incluso se vuelve una herramienta para convertirse en madres, ya que hay muchas mujeres que utilizan aplicaciones para controlar la ovulación y conocer los días de mayor fertilidad con el fin de tener una mayor probabilidad para quedar embarazadas.

Destacan algunas como Kindara, Ovia, Natural Cycles o Clue que ofrecen diferentes herramientas y, en su mayoría, son gratuitas.

Durante el periodo de embarazo usan otras aplicaciones para mantener su salud y tener un parto seguro. Un ejemplo es Pregnancy+, desarrollada por Philips Avent, para seguir el progreso de todas las etapas del embarazo. Tiene funciones como la visualización de imágenes a color y ecografías, el registro de peso personal y citas médicas, información sobre dieta, ejercicio y parto, así como contador de patadas y contracciones.

PARA EDUCAR

“Las mamás y papás digitales están revolucionando los modelos de crianza de los niños y de estilo de vida. Ellos crecieron conectados, por lo que se muestran más dispuestos a equilibrar su vida profesional y personal a través de aliados como la tecnología”, agregó Peñúñuri.

Esto se refleja en una encuesta de Lingokids, la cual reveló que 91% de madres mexicanas consideran apropiado y efectivo el uso de la tecnología como un complemento de la enseñanza, por lo que 70% ya ha utilizado una aplicación para reforzar la educación de sus hijos.

Existe una amplia oferta de aplicaciones de aprendizaje para entender un nuevo idioma, materias y juegos de estímulo para niños.

Fuente: Excelsior

Más información en: https://www.excelsior.com.mx/hacker/como-interactuan-las-mamas-la-tecnologia-es-la-gran-herramienta/1312215

La curiosidad ante la tecnología digital

La curiosidad es una necesidad emocional y una fortaleza del ser humano que va surgiendo conforme está en contacto con estímulos externos.La curiosidad está caracterizada por un interés por las experiencias y las cosas, la capacidad de encontrar, explorar y descubrir. Dicha fortaleza nos desarrolla como personas, ya que construye nuestro conocimiento, habilidades, relaciones y experiencias. Entre los 3 y 7 años se hace manifiesta la curiosidad cuando escuchamos los constantes “porqués” que demuestran el interés de los niños por comprender y aprender, por dar respuestas a sus interrogantes. Conforme crecen y su capacidad reflexiva es mayor, es esperado que los chicos y las chicas sean atraídos por estímulos nuevos, por situaciones que comparten con sus pares y por cuestionamientos que forman parte de su edad.

Las redes sociales representan hoy en día, una de las tantas alternativas que atraen la curiosidad porque ofrece información sobre la vida de los demás, facilita la búsqueda de información de una manera rápida y ofrece todo tipo de sorpresas, conocimientos, imágenes, ¡muchas veces inimaginables! 

Si bien la curiosidad nos invita a mantener una actitud de descubrimiento y admiración ante la vida, también nos puede exponer a información que, según la edad y los conocimientos, pueda convertirse en inadecuada, es decir, en textos e imágenes poco digeribles e inadecuados para la persona.

Recuerdo el caso de una chica que llegó al consultorio debido a que a sus 10 años fue inducida por sus amigas para ver una serie cuyo tema central era la prostitución, y a pesar de que esta chica contaba con las advertencias y valores bien infundados de parte de su familia, la curiosidad le ganó y acabó viendo la serie durante 6 meses aproximadamente. 

Cuando su tía se dio cuenta y le comentó a su mamá, su primera reacción fue de enojo y frustración al darse cuenta de que su hija no había seguido sus indicaciones y había perdido su confianza. Por su parte, el padre de la chica mostró decepción y enojo al no poder comprender las razones que llevaron a su hija a ver dicha serie durante tanto tiempo. De entrada, les reconocí su disposición para que, a pesar del enojo y la decepción, ambos estuvieran buscando ayuda psicológica para hacer de dicho evento, una posibilidad de aprendizaje y crecimiento tanto a nivel individual como familiar. También se llevó a cabo un trabajo psicoeducativo para abordar el tema de la sexualidad con el fin de, comprender la curiosidad que surgió alrededor de dicho tema, aclarar dudas y diferenciar los elementos que forman parte de la prostitución, diferentes a los que conforman una educación sexual sana.

Este caso, nos confirman que la curiosidad puede llevar a nuestros hijos a tomar caminos que de momento no sean los adecuados para su desarrollo emocional, sin embargo, sucesos como éstos se convierten en una posibilidad para analizar cuestiones de confianza, comunicación, apertura o rigidez, entre otros, dentro del ámbito familiar. 

Si tu, llegas a enfrentar una situación parecida, ojalá y puedas comprender la curiosidad por encima del enojo y puedas también pedir ayuda profesional para que cada miembro de la familia cuente con un espacio para expresar sus emociones y para recibir en orientación psicoeducativa y atender las necesidades emocionales correspondientes. No estás sol@, déjanos acompañarte y guiarte cuando te sientes enojad@, impotente y frustrado

Por Gabriela Oseguera