Covid-19 abrió la puerta al mundo educativo en línea

Un iceberg es un témpano de hielo gigantesco que deambula sin rumbo alguno por el mar y el cual puede provocar que enormes embarcaciones, como el histórico Titanic, se desestabilicen.

Dentro de la tormenta que vivimos con la pandemia y con la aparición del “iceberg” llamado Covid-19, la mayoría de las instituciones educativas se vieron en la necesidad de cerrar sus puertas de manera inmediata con la finalidad de evitar el choque con este témpano; ya que a pesar de que había llegado a desplazarse en otros mares, desafortunadamente, el mar de muchas escuelas no estaba preparado para su llegada.

Cuando me enteré de que esta tormenta había provocado una serie de naufragios, les confieso que me asusté; no podía creer que en tan poco tiempo este virus había viajado tan rápido de una nación a otra y había comenzado a causar daños, particularmente en la educación. Como docente me preocupé aún más cuando se empezaron a cerrar las escuelas, pues cada vez se acercaba más este iceberg; hasta que llegó el momento de un absoluto silencio en mi aula, las puertas se cerraron y mis niños se fueron a casa con sus tareas en mano.

Les comparto que algunos de mis estudiantes me preocupan más, ya que no cuentan con los recursos necesarios para trabajar desde casa, alrededor del 30% de ellos. Tristemente, ya formamos parte de las estadísticas que comparte la UNESCO respecto al seguimiento de cierre de escuelas a nivel mundial:


1,576,021,818 estudiantes afectados
91.3% del total de alumnos matriculados
188 cierres a nivel nacional
.

Estos cierres que se hacen en cada país están afectando a más del 91% de la población estudiantil del mundo. Muchos otros países han implementado cierres localizados que impactan a millones de estudiantes más. Según la UNESCO unos 63 millones de docentes de primaria y secundaria en el mundo están afectados por el cierre de los centros escolares en 165 países.

¿Qué ha sucedido en nuestro país?

Este iceberg Covid-19 movilizó la construcción de un “Titanic” de plataformas educativas en línea e hizo una invitación al zarpe de manera inmediata, pero la realidad es que aun las instituciones educativas más dotadas de herramientas de alta tecnología no contaban con los boletos de primera clase para todos los educandos; es decir, canales, soporte, protección y capacitación para tener un abordaje seguro. No obstante, todos los docentes y directivos unieron esfuerzos para brindar un boleto de primera clase a sus alumnos y continuar con la educación en México a pesar de la catástrofe.

Es así que, los maestros y directivos decidieron capacitarse de manera autónoma para el manejo de las TIC (las cuales para muchos es un tema complicado pues no las manipulan al cien por ciento). Bajo esas condiciones tuvieron que invitar a sus estudiantes a subir al navío con el salvavidas parchado para la implementación de la enseñanza virtual. Extendieron una invitación a la comunidad educativa para que emprendieran este viaje por medio de comunicados tanto impresos como digitales o pasando la voz.

Nuestro “Titanic”, con plataformas educativas gratuitas, pero con nulas estrategias y normas de seguridad y protección de privacidad de los menores, no contempló el choque con este iceberg Covid-19. Los más afectados han sido los pasajeros carentes de recursos, ya que, derivado del contexto de estos estudiantes, no pudieron conseguir un pasaje de primera clase y, aún más desalentador, no contarán con todas las comodidades para acceder a las plataformas y continuar con su proceso de aprendizaje en línea en un futuro cercano. Por otra parte, aquellos que sí tuvieron la posibilidad de abordar tendrán un viaje donde no se incluyen algunos salvavidas para manejar los riesgos y amenazas en el océano del ciberespacio.

Finalmente, sabemos que la tecnología nos abre las puertas a un mundo lleno de oportunidades para el desarrollo de la creatividad y la innovación, pero también nos puede poner un freno si no contamos con capacitación, medidas de seguridad e infraestructura adecuada. Es un buen momento para contemplar al menos algunas recomendaciones que ayuden a parchar esos salvavidas, tales como:

  • Definir una plataforma que no tenga problemas de privacidad.
  • Establecer reglas en el uso de la plataforma. De la misma manera que hay reglas en el salón de clase, debe haber en el aula virtual, buscando que en todo momento se cuide la privacidad de los alumnos.
  • No compartir enlaces de reuniones en plataformas públicas o medios sociales. Solo enviar el enlace directamente a aquellos que necesitan unirse a la clase.
  • Crear contraseñas para que los participantes la utilicen al unirse a la clase.
  • Cerrar las salas una vez que todos los participantes estén dentro.
  • Deshabilitar la función de compartir pantalla entre los participantes para asegurarse de que no se pierda el control de la reunión.
  • Desactivar intercambio de archivos y mensajería privada para evitar conversaciones paralelas inapropiadas sin su consentimiento.

Tengo la esperanza de que este momento que estamos viviendo nos permita sentar las bases para fomentar Escuelas Ciberseguras.

Mi reconocimiento a todos los maestros del mundo por poner el corazón cuidando la educación de sus alumnos aun a la distancia.
Por Lupita Mejía

Seguridad del WI-FI de casa para trabajar de manera remota

Nuestros amigos del Center for Cyber Safety and Education nos comparten esta publicación donde nos brindan recomendaciones para fortalecer la seguridad de tu WiFi.

Todos tenemos ese amigo o familiar que siempre pregunta: ¿Puedo tener la contraseña de WiFi? Piense en la última vez que sucedió y la última vez que cambió su contraseña de WiFi. ¿Ha pasado un tiempo? Ahora que está trabajando de forma remota, su seguridad WiFi debería ser especialmente una prioridad.

Para todos los pasos siguientes, necesitará la dirección IP de su enrutador que puede encontrar haciendo clic en Configuración de red -> Avanzado -> IP -> Número de enrutador o verificando el número en la etiqueta que generalmente se encuentra en la parte inferior de su enrutador físico . Una vez que encuentre el número, abra un navegador web y escriba la dirección IP. Después de iniciar sesión con su nombre de usuario y contraseña de administrador, debe hacer lo siguiente:

1. Cree un nombre de usuario y contraseña de enrutador seguros

Una vez que haya iniciado sesión con su número de IP y sus credenciales, vaya a la configuración y busque «seguridad» para cambiar su nombre de usuario y contraseña. Que sea una frase, cuanto más larga mejor. Asegúrese de que tenga al menos ocho caracteres sin caracteres repetitivos o secuenciales. No use una contraseña común o palabras específicas de contexto.

2. Habilite el cifrado de red

En el mismo panel, asegúrese de que su enrutador esté configurado en WPA2. Esto significa que su WiFi está cifrada y solo su computadora está «observando» las señales que su enrutador está transmitiendo.

3. Cambie su nombre de WiFi o identificador de conjunto de servicios (SSID)

Su enrutador, probablemente igual que el de sus vecinos, está configurado con un nombre SSID predeterminado por el fabricante. Lo más probable es que si hace clic en su red WiFi, verá que sus vecinos tienen un nombre WiFi similar al suyo, solo números diferentes al final. Para cambiar su nombre de WiFi, siga los pasos anteriores colocando su dirección IP en el navegador web, iniciando sesión y buscando «Nombre de WiFi» o «SSID». Asegúrese de que el nuevo nombre no revele ninguna información personal como la dirección o el número de apartamento.

4. Oculte su red

Una vez más, en su panel de configuración, busque Habilitar transmisión SSID, Estado de visibilidad, Habilitar transmisión inalámbrica oculta o SSID, asegúrese de que no esté marcada para que los visitantes solo puedan encontrar su red si la buscan específicamente por su nombre, haciéndola invisible para todos más.

5. Mantenga actualizado el firmware de su enrutador

Hoy en día, los enrutadores vienen con actualizaciones automáticas. Sin embargo, es bueno verificar periódicamente para asegurarse de que su enrutador tenga la última actualización. Vaya a la página web del fabricante. Deben tener herramientas para verificar el estado de su firmware y enlaces disponibles para descargar la actualización.

Incluso si no funciona a distancia, esperamos que se tome un tiempo para verificar su seguridad Wifi. Para aquellos que trabajan a distancia, visite » Mantenerse saludable, mantenerse seguro » para obtener más consejos de seguridad.

Seguridad de aplicaciones sociales durante COVID-19

Nuestros amigos del Center for Cyber Safety and Education nos comparten esta publicación donde nos brindan recomendaciones para utilizar de manera segura algunas de las redes sociales más populares del momento.

Houseparty y TikTok se han convertido en dos de las aplicaciones más populares durante el brote de coronavirus. Adolescentes y adultos están utilizando estas aplicaciones sociales para mantenerse entretenidos a través de video chat, juegos en línea y desafíos virtuales. Si bien estas aplicaciones pueden unirnos en este momento de distanciamiento social, también pueden representar una amenaza en línea si no se usan correctamente.

SABÍAS…?

Houseparty: esta aplicación permite que hasta 8 amigos (incluidos amigos de amigos) hagan videos en vivo y jueguen en línea, como trivias, al mismo tiempo. Clasificación de edad: 12+ ( Smartsocial.com )

Consejos de seguridad:

  • Houseparty puede acceder a sus contactos si incluye su número de teléfono al registrarse. Omita este paso para tener control sobre con quién desea conectarse a través de la aplicación.
  • Houseparty permite que amigos de amigos se unan a salas de chat, exponiendo al usuario a estar en contacto con extraños. Puede evitar esto haciendo clic en el icono de candado en la parte inferior de la pantalla o creando grupos privados entre amigos.
  • Los chats no están moderados, lo que puede conducir a un comportamiento inapropiado. Evite situaciones incómodas enseñando a los niños a salir de la habitación cuando las cosas comienzan a «subir de tono» y bloquee al usuario.
  • Houseparty puede acceder a su ubicación para encontrar amigos «cercanos». Verifique la configuración de privacidad y desactive esta función.

TikTok: es una aplicación de redes sociales que permite a los usuarios filmar videos de 15 segundos o menos. Los bocetos de comedia, baile y representación de comedia son algunos de los tipos de videos más populares en TikTok. Clasificación de edad: 12+ ( Smartsocial.com )

Consejos de seguridad:

  • Por defecto, establece su cuenta en público. Esto significa que cualquiera puede solicitarle y enviarle un mensaje directo. Establezca la cuenta como privada en la configuración o cambie la configuración de comentarios, duetos, reacciones y mensajes a «Amigos» en lugar de «Todos».
  • TikTok tiene un filtro de contenido muy limitado. Los niños pueden estar expuestos a videos sugerentes, violencia y lenguaje soez. Siéntese con sus hijos y limite las cuentas «influyentes» y «populares» que pueden seguir. Concéntrese en amigos que conocen en la vida real. Sea parte de su perfil haciendo videos con ellos u ofreciéndoles ser su camarógrafo.
  • TikTok permite que cualquier persona en la plataforma siga su cuenta. Una vez que permita que un extraño lo siga, puede enviarle un mensaje. Asegúrese de no aceptar a personas que no conoce en la vida real.

DIRECTRICES GENERALES DE SEGURIDAD PARA APLICACIONES SOCIALES:

Hoy son TikTok y Houseparty, pero el próximo mes, habrá nuevas aplicaciones sociales que presentarán nuevas amenazas para sus hijos. Al seguir estas pautas generales, puede asegurarse de que su familia se mantenga segura con cualquier aplicación nueva que salga al mercado. 

  1. Todos los datos proporcionados a una red social se almacenan y, la mayoría de las veces, se comparten de manera predeterminada. Asegúrese de que el perfil de su hijo esté configurado como privado. Vaya a la configuración y ajuste los controles predeterminados.
  2. Explique que lo que se publica en Internet es imposible de eliminar. La actividad en línea y las publicaciones podrían estar disponibles para todos, incluidos futuros empleadores y universidades.
  3. Las redes sociales no deberían convertirse en un concurso de popularidad. Trate a los demás de la forma en que quieren ser tratados.
  4. Siempre use avatares y nombres de usuario. Nunca use su foto real o nombre real.
  5. Siéntese con sus hijos y hable sobre ciudadanía digital antes de que descarguen una aplicación. Puede usar este acuerdo entre padres e hijos para establecer pautas.
  6. Verifique qué hay detrás de usted cuando use su cámara. ¿La cámara captura información personal sobre su familia o ubicación? Los depredadores aún pueden determinar dónde viven sus hijos, ir a la escuela y visitarlos solo con fotos, a menos que tome precauciones.

Para más recursos para padres, haga clic aquí .